Maternidad

Enséñale a tu hija amor propio para que no caiga con patanes

Tu hija debe crecer sabiendo que no tiene que darle gusto a nadie

mamá

La sociedad nos ha hecho crecer con cierto miedo a la idea de no tener una pareja. Esto ha provocado que muchas veces terminemos conformándonos con alguien que no nos hace bien.

Los patanes abundan y es muy fácil caer en sus redes cuando tenemos tanto miedo de no tener la relación que todo mundo espera. Nuestras madres, tías y abuelas nos inculcaron a vestir o actuar de cierta forma para vernos siempre “decentes”. Hoy más que nunca sabemos que todas esas reglas omiten por completo las necesidades y aspiraciones propias de cada quien.

Ahora que tienes una hija es tu responsabilidad enseñarle las nuevas reglas del juego.

Y no es que debas seguir un manual sobre cómo ser la madre perfecta sino que con tu experiencia, seas capaz de guiarla por el mejor camino.

Aunque romper esos patrones ha sido una larga lucha, poco a poco aprendemos a seguir lo que en verdad nos hace sentir bien, que nuestro valor no depende de cómo nos veamos y sobretodo, que no tenemos que cumplir con expectativas ajenas.

El amor propio es clave para alejarse de los patanes

Hoy más que nunca es importante criar niñas que sepan que lo más valioso que tendrán siempre será el amor a ellas mismas.

Como mamá de una niña, tienes una gran influencia sobre ella, tanto por lo que dices como por lo que haces así que debes ser muy cuidadosa con la forma en la que te proyectas frente a ella.

Aceptación de su cuerpo

Las niñas necesitan aprender a tomar decisiones relacionadas con sus cuerpos desde temprana edad. Debes enseñarle a tu hija a amar su cuerpo sin importar la forma que tenga. Es momento de romper con todas esas ideas en torno a la talla. No menosprecies tu cuerpo frente a ella ni tampoco señales el suyo.

Enséñale que no tiene que complacer a nadie

Anímala a defender lo que necesita y quiere. Hazle preguntas y motívala siempre a dar su opinión, con el tiempo irá aprendiendo a tener su propio criterio y tener argumentos. Déjala tomar una decisión y luego respétala. Recuérdale que no tiene por qué darle gusto a nadie y que está permitido decir que “no”-

Déjala tomar sus propias decisiones aunque cometa errores

A veces, lo que más ayuda a una niña a sentirse bien consigo misma es dejar que se haga cargo por sí misma. Una cosa es que le inculques esos buenos valores y otra que le impongas tus pasos. Déjala probar cosas nuevas y cometer errores. Ella se sentirá bien por haber tenido el valor de probar algo nuevo, especialmente si triunfa. Si se equivoca, enséñale a ver ese tropiezo como un aprendizaje.

Enséñale a defenderse

Las mujeres nos hemos convertido en blanco fácil de la violencia lo que nos pone a pensar sobre el futuro que le espera a nuestras hijas.

Es importante que desde pequeñas aprendan a defenderse y no permitir que alguien abuse de ellas por ser “el sexo débil”. Tu hija debe saber que “ser fuerte y valiente” no es exclusivo de los niños y que defenderse también implica mantenerse firme con sus valores, creencias y ambiciones.

Enséñale que no tiene que apresurarse a encontrar pareja

Conforme tu hija crezca, irá aprendiendo a relacionarse con alguien que pueda ser su pareja. Para evitar caer en las redes de los patanes, ella debe saber que no tiene que aceptar menos ni conformarse con palabras bonitas.

Enséñale a no dejarse llevar por lo que los demás estén haciendo y que es importante tomarse un tiempo para entender lo que quiere y necesita.

Más de este tema

Enséñale a tu hija que ser “fuerte y valiente” no es solo cosa de niños

Sé la mujer de la que tu niña interior estaría orgullosa

Enséñale a tu hija que no tiene la obligación de “gustarle” a los demás

Te recomendamos en video

Tags

Lo Último


Te recomendamos