El peligro de que los padres no se involucren en la crianza de sus hijos

La responsabilidad de los hijos siempre ha recaído sobre las madres pero es momento de que los padres se involucren

Las mujeres siempre hemos vivido sometidas a los estándares que nos impone la sociedad que dice que nacimos para ser madres y hacernos cargo de los hijos, haciendo de lado la responsabilidad que tiene el padre.

Criar a un hijo es una experiencia desafiante, especialmente aquellas que son mamás solteras o quienes no cuentan con el apoyo de su pareja en un nivel equilibrado. Esta situación parece ir en aumento y mientras que la sociedad no deja de señalar a estas mujeres, la falta de responsabilidad y carencia afectiva de los padres sigue pasando desapercibida. ¿Por qué señalar más a uno que a otro?

Criar hijos requiere de una aldea, una red de apoyo y en condiciones "normales" se hace al lado del padre, con quien se engendró a estos (o el que asuma el rol). Pero claro, las cosas no siempre son como la sociedad espera y muchas mujeres terminan solas con un bebé en brazos o incluso dentro de ellas.

maternidad

Por si fuera poco, los tiempos de ahora exigen que además de cuidar niños y encargarse del hogar, las madres trabajen una jornada completa para ser también un sustento económico.  No sólo terminan agotadas físicamente sino también emocionalmente. La falta de apoyo es una realidad para muchas mujeres. Esto puede causar estrés, ansiedad y opciones limitadas. La situación se agrava cuando están separadas de su pareja y se les deja esperando la manutención de los hijos que nunca llega, o tienen que pagar a los abogados para obtener lo que se debe pagar.

Sumado a todo esto, nos enfrentamos al hecho de que los hijos crecen sin esa figura paternal, algo que afecta de una u otra manera a su desarrollo. 

maternidad

Los padres, como las madres, son pilares en el desarrollo del bienestar emocional de un niño. Los niños esperan que sus padres establezcan las reglas y las hagan cumplir. También esperan que sus padres les brinden una sensación de seguridad, tanto física como emocional.

Los niños quieren enorgullecer a sus padres, y un padre involucrado promueve el crecimiento y la fuerza interior. De hecho, los estudios han demostrado que cuando los padres son afectuosos y solidarios, afecta en gran medida el desarrollo cognitivo y social del niño. También infunde una sensación general de bienestar y confianza en uno mismo.

niños

Padres y sus hijas

Cuando se trata de la relación de los padres con sus hijas, hay una influencia muy importante para su seguridad y apoyo emocional. Un padre le muestra a su hija cómo es una buena relación con un hombre. Si un padre es cariñoso y gentil, su hija buscará esas cualidades en los hombres cuando tenga la edad suficiente para comenzar a tener citas. Si un padre es fuerte y valiente, se relacionará estrechamente con hombres del mismo carácter. Cuando el padre es ausente o no es cariñoso, sólo hará que caiga en relaciones tóxicas.

Padres y sus hijos

A diferencia de las niñas, que modelan sus relaciones con los demás basándose en el carácter de su padre, los niños se modelan a sí mismos según el carácter de su padre. Los niños buscarán la aprobación de sus padres desde una edad muy temprana.

Como seres humanos, crecemos imitando el comportamiento de quienes nos rodean; así es como aprendemos a funcionar en el mundo. Si un padre es cariñoso y trata a las personas con respeto, el niño crecerá de la misma manera. Cuando un padre está ausente, los niños pequeños miran a otras figuras masculinas para establecer las "reglas" sobre cómo comportarse y sobrevivir en el mundo.

Más de este tema

Es momento de dejar de cuestionar la vida de las madres solteras

Es momento de enseñarle a nuestros hijos a ser resilientes en tiempos de crisis 

El desafío de nuestra sociedad está en criar niños que sepan respetar a la mujer