Lifestyle

Usar cubrebocas podría salvar miles de vidas lo que resta del año, aseguran expertos

No hay que bajar la guardia. El cubrebocas es para cuidarnos todos

A medida que Covid-19 se ha extendido por todo el mundo, ha puesto sobre la mira las medidas que cada país ha tomado para evitar contagios. Pese a que diferentes farmacéuticas están trabajando en una vacuna y las pruebas han dado resultados positivos, aún no hay nada seguro sobre lo que pueda frenar la pandemia.

Hasta ahora, los científicos han afirmado que el uso de cubrebocas es lo único que puede reducir la cantidad de virus que llega a una persona, lo que podría conducir a una enfermedad menos grave si se infecta.

De hecho, que cree que su uso ha sido una de las razones por las que hemos visto tantos casos de pacientes con síntomas leves y asintomáticas. Eso sí, existe una división de opiniones en torno a los cubreboca, convirtiéndose en un obstáculo.

Los expertos del Centers for Disease Control and Prevention y el Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME), en Washington, aseguran que si el 95 por ciento de las personas usaran una mascarilla, podría salvar casi 130.000 vidas en lo que resta del 2020 y hasta y marzo de 2021.  Esto a partir de una proyección realizada con cifras de casos positivos y defunciones en Estados Unidos pero que sin duda se puede aplicar a otros países con una crisis similar.

Incluso si solo el 85 por ciento usara una máscara, se podrían prevenir casi 96,000 muertes, aseguran las investigaciones.

Más razones para usar una máscara

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) aseguran que usar una máscara no sólo protege a los demás sino a uno mismo.

También dice que al usar un cubrebocas, puede ayudar a proteger la economía ya que permitiría que las empresas permanecieran abiertas a medida que se reducen los casos.

Eso sí, el tipo de mascarilla facial y el tiempo que se lleva puesta marcan la diferencia. Los investigadores dijeron que algunas gotitas de coronavirus son más pequeñas que 5 micrones y solo una máscara N95 puede evitar que se propaguen. Sin embargo, también las mascarillas faciales hechas de tela y otros materiales pueden reducir la propagación de estas gotas, siempre y cuando estén hechas con los materiales correctos.

Los investigadores de UCLA informaron que una tos podría enviar partículas a más de 6 pies de distancia sin cubrirse la cara. Pero una mascarilla de tela de dos capas redujo las partículas de tos en un 77 por ciento.

Las mascarillas quirúrgicas que se pueden comprar en una farmacia funcionan aún mejor.

“Las máscaras desechables que probamos son bastante efectivas. Pueden ofrecer una reducción de partículas de alrededor del 90 por ciento ”,explicó Yifang Zhu, PhD, profesor de ciencias de la salud ambiental en la Facultad de Salud Pública Fielding de UCLA.

La negación a usar cubrebocas no ayuda a nadie

A pesar de los estudios, las advertencias e incluso los mandatos, las personas siguen negándose a usa un cubrebocas.  Esto se ha convertido en una cuestión de política versus ciencia, lo cual sin duda preocupa a todos.

Se necesitará liderazgo y modelos a seguir en el país para transmitir el mensaje correcto, de modo que la población haga caso de las medidas de prevención, incluyendo la sana distancia y el evitar salir de casa si no es esencial.

La negación al uso de cubrebocas y el surgimiento de grupos anti mascarillas ha representado un gran reto en diversos países para controlar los contagios. Investigadores de la Universidad Estatal de Londrina, en Brasil, encontraron que las personas que se niegan a utilizar cubrebocas presentan «rasgos antisociales», como bajos niveles de empatía y altos niveles de insensibilidad y asunción de riesgos. Del mismo modo, evitan acatar otras medidas como el distanciamiento social y el confinamiento.

Una encuesta realizada por Bloomberg reveló que Nueva Zelanda, Japón, Taiwán y Corea del Sur ocupan los primeros lugares para estar durante la pandemia por el buen manejo que han tenido. Bélgica, Perú, Argentina y México se ubican en los últimos.

México quedó en el lugar 53, siendo la peor posición del ranking. Esto se debe a que de 12 rubros, nueve se encuentran en color naranja.

Mientras que el anhelo de “normalidad” permanece, la comunidad científica continúa esforzándose por concientizar a la población en incentivar a seguir las medidas preventivas al pie de la letra.

Más de este tema

México califica como el peor país para estar durante la pandemia de COVID-19

Así son los estrictos castigos en Indonesia para quienes no usen cubrebocas

Científicos predicen que la vida volverá a la ‘normalidad’ hasta mediados del 2021

Te recomendamos en video

 

Tags

Lo Último


Te recomendamos