Criar a tu hijo sola no te hace mala mamá

No, ser mamá soltera no te hace menos capaz de nada

Las mujeres siempre hemos vivido sometidas a los estándares que nos impone la sociedad sobre cómo debemos ser y cómo debemos comportarnos. Desde niñas, nos han metido a la cabeza la idea de que el éxito está en encontrar un "príncipe encantador" que nos saque de apuros, con el que formemos una familia y vivamos "felices por siempre".

No está mal soñar con encontrar a esa persona, tener hijos y vivir ese sueño sin embargo, la realidad de muchas está muy alejada de esto.

Hoy en día es común escuchar historias de mujeres que creyeron encontrar el amor y al final, terminaron solas con un hijo a su cargo. Otras, han pasado por situaciones mucho más dramáticas de lo que podríamos imaginar. Al final, la responsabilidad de criar a un hijo sola sigue siendo un panorama complicado.  

TAMBIÉN LEE: Es momento de dejar de cuestionar la vida de las madres solteras

Todo el mundo asume que pueden tener una opinión sobre nuestra vida y cómo nos movemos en ella. En especial, aquellas que son madres solteras, saben que las miradas están sobre ellas.

La sociedad nunca va a dejar de hablar pero tú no debes dejarte llevar por lo que digan. Eres una gran mujer y sobretodo, una gran mamá. Criar a tu hijo sola no te hacen un fracaso. 

La maternidad no es una invitación abierta a comentar, y mientras que los consejos de quienes ya tienen experiencia pueden ser útiles, ninguna quiere escuchar que "no están haciendo un buen trabajo" y cómo es que "deberían hacerlo".

Cada mujer es diferente y es momento de dejar atrás la idea de que debe tener cierto tipo de vida para considerarse "suficiente".

A la sociedad le hace falta ver el otro lado de la moneda, lejos de la idea de que una mujer que cría a su hijo sola es más "vulnerable" o que su situación tendrá repercusiones negativas en este.

Las madres solteras son modelos a seguir para la independencia. Cuando no hay nadie más ahí para hacer las cosas en las que no están capacitados, aprenden, por que no hay otra opción. SI no hacen ellas el trabajo, nadie lo hará. Es por eso que muchas terminan formando un gran equipo con sus hijos, quienes aprenden a ser resilientes para afrontar la situación.

TAMBIÉN LEE: Es momento de enseñarle a nuestros hijos a ser resilientes en tiempos de crisis 

Las madres solteras tienen un poder único. Son capaces de encontrar su propia fuerza al tener que ser lo más que puedan para sus hijos. Es una experiencia de estiramiento y crecimiento que muchos padres nunca obtienen. Son capaces de sentir una mayor sensación de satisfacción cuando sus hijos triunfan contra viento y marea, porque han sido los mejores padres que pueden ser y más; Es una recompensa por todo el trabajo duro y el sacrificio.

 

Quizás una de las cosas más asombrosas de ser madre soltera es saber que tus hijos siempre recordarán que siempre estuviste ahí para ellos con sus tareas, cocinando, limpiando, llevándolos a la práctica de fútbol y corriendo del trabajo para asistir a su recital. Nunca olvidarán cómo hiciste todo por su bienestar y que sin ti, no tendrían la meta de ser tan fuertes como tú.

Te recomendamos en video