Aumenta la tala clandestina en reserva de mariposa monarca

El hogar de la mariposa se ve amenazado por la tala clandestina incluso dentro de las zonas destinadas para su conservación, es necesario que las comunidades involucradas reciban los incentivos y educación ambiental adecuada.

Cada año llegan menos mariposas a nuestro país y no es de extrañarse cuando la destrucción de su hábitat aumenta así como el uso de pesticidas que dificultan su migración. La tala clandestina en la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca, ubicada en el centro de México, aumentó un 284,2% en el periodo 2014-2015.

El hábitat destruido representa 21,01 hectáreas de bosques en el núcleo de la reserva que pertenecen en su mayoría a una sola comunidad. Casi 19,9 hectáreas fueron consumidas por la tala clandestina y sólo 1,11 hectáreas se afectaron por cuestiones naturales como sequía, plagas, deslaves y rayos.

De acuerdo con los datos de la WWD, la UNAM y Telcel, en el periodo 2013-2014 se perdieron 5,18 hectáreas por tala clandestina. La diferencia contra el siguiente periodo es abismal, prácticamente se cuadruplicó. La comunidad de San Felipe de los Alzati en Michoacán representa el 96% del área perdida por tala clandestina.

Hay 32 propiedades agrarias que conforman el Fondo para la Conservación de la Mariposa y San Felipe es una de ellas. Durante muchos años los ejidos estuvieron comprometidos con la conservación de la mariposa pero en los últimos años, esta comunidad ha documentado un aumento alarmante en la tala clandestina.

Es muy importante mantener el diálogo con las comunidades, pues ellas son las únicas que lograrán proteger los bosques. La educación ambiental es indispensable para la conservación de especies. Como ejemplo está la comunidad de Crescencio Morales, donde se produjo la mayor tala de 2011 a 2012 y al recibir apoyo del Fondo Monarca, la degradación del bosque se detuvo casi por completo.

Los gobiernos de Norteamérica deben trabajar muy de cerca y en especial el de México debe establecer los incentivos económicos del Fondo Monarca para que las mariposas no pierdan su hogar ya que no sólo ellas se quedarán sin hábitat sino otras especies que habitan los bosques michoacanos.