Espectáculos

Martha Higareda confiesa cómo las cargas familiares le impiden ser madre y muchas se identifican

La actriz se conmovió cuando habló de cómo ha venido arrastrando con las responsabilidades inconscientes que le heredó su familia.

Martha Higareda sueña con ser madre, pero esto le impide serlo.

El mayor sueño de la actriz Martha Higareda es tener hijos. Así se lo dejó claro a Yordi Rosado cuando la tuvo de invitada en su programa en el 2021. Ella sabe que el reloj biológico no para y por esto congeló sus óvulos porque no pierde la esperanza de agrandar a su familia. Sin embargo, recientemente confesó que hay algo que se lo está impidiendo y no tiene que ver con sur organismo.

La artista de 40 años reveló en el podcast “De todo un mucho”, que realiza con Yordi, que tiene una gran carga energética familiar que le hace cuestionarse una y otra vez su deseo más ferviente. El pasado 26 de marzo tuvieron como invitado al maestro espiritual Fer Broca, quien la hizo consciente de que el peso de las responsabilidades de sus parientes la está saboteando, algo que la conmovió mucho.

Higareda explicó que las mujeres de su familia son las que se encargan de hacer muchísimas cosas y puso de ejemplo a su madre, quien a pesar de que cuenta con la ayuda de sus hermanos, es quien se hacer cargo del cuidado de sus abuelos. Que en su núcleo, ellas son demasiado trabajadoras que siempre están llevando a cuesta responsabilidades que la sobrepasan.

Recomendados

Esta es una de la razón por la que ella siente que durante este último año se ha dedicado a recibir, ya que siempre mantuvo la conducta de sus ancestros. Ante esta confesión, Rosado le preguntó: “¿Qué estas dejando de vivir que sí son importantes por estar cargando a los demás?, ¿de qué te estás privando por estar cargando a los demás”, un cuestionamiento que la desmoronó.

“Ustedes saben que yo sueño y quiero mucho tener hijos y ser mamá, y hay una gran parte de mí, que por muchas situaciones, ha pensado: ‘Híjole, es que si soy mamá voy a dejar de hacer películas, y si yo dejo de hacer películas, en la productora trabajan mi mamá, mi hermana, no...o sea ¿qué va a pasar, entonces?”, expresó muy conmovida.

Martha, además, acotó: “He tenido un proceso de crecimiento este año muy importante para decir: ‘Yo yo quiero ser mamá, y ¿si yo ya de cierta manera, energéticamente, estoy siendo — es mi percepción, no es lo que está ocurriendo realmente— mamá de otras personas, cómo voy a abrir espacio para poder ser mamá yo misma?’ y esto seguramente le va a resonar a muchísimas mujeres que están intentando embarazarse, preguntarse esas cosas”.

Cómo soltar las cargas ajenas

Por su parte, Fer Broca le indicó que es normal que cada persona lleve su propia carga, pero lo que no es aceptable, ni saludable es llevar las responsabilidades de otros y explicó que muchas veces eso proviene de la herencia, pues no solo se transmite los rasgos físicos sino también psicológicos. Afirmó que es entonces cuando la persona siente que debe ser responsable de los demás.

“Ahí está esta sensación de que tengo que hacerme responsable, tengo que tomar una responsabilidad mayor a la que me corresponde. Te toca tu mochila, pero hay personas que cargan dos mochilitas más, una loncherita, tres bultitos del vecino y ahí voy llevando el peso de toda esa carga. Y lo cumbre es que en tu familia lo hacen sonriendo y de pie: ‘Todo se puede, para eso somos’; y esa máscara hace parecer que no pesa, que es más fácil. Entonces, se quejan de que no reciben ayuda, de que llevan mucha carga, pero no saben pedir ni reconocer de que están hasta el requeteque de estar cargando lo que no les toca”, explicó Broca.

Entonces sugiere que se cada persona hable con la energía de su padre, madre, abuelo o pariente que cree tiene más influencia en ella, le envió ese mensaje inconsciente, y hablarle: “Mamá te doy gracias por la vida de me regalaste, doy gracias por haberme llevado en tu vientre y haberme cuidado. Sin ti hoy no estaría aquí. Mamá te dejo todas las cargas, pesos y dolores que inconscientemente me dejaste; y te pido que bendigas mi camino amorosamente, fluidamente... (...) Honro tu vida, pero tu historia no es mi historia y tengo derecho a vivir mi vida como decida”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos