TV y Series

El significado oculto de los icónicos personajes de “El Chavo del 8″

Los personajes de “El chavo del 8″ tienen un significado oculto

"El chavo del 8" fue una serie creada y protagonizada por Roberto Gómez Bolaños

“El Chavo del 8″ fue una serie que definitivamente marcó la infancia de muchas generaciones, rompiendo barreras del idioma al ser transmitida incluso en Brasil. El programa fue transmitido de 1973 a 1980, conectando con la audiencia a través de situaciones predecibles y simplonas pero con las entrañables actuaciones de Roberto Gómez Bolaños, Ramón Valdés, Carlos Villagrán, María Antonieta de las Nieves, Florinda Meza, Rubén Aguirre, Angelines Fernández y Édgar Vivar.

El show mostraba las vivencias de un grupo de personas que habitan en una vecindad mexicana donde su protagonista, el Chavo, era un niño aparentemente huérfano que hacía travesuras con sus amigos, lo que a menudo ocasionaba malentendidos y discusiones entre los mismos vecinos.

Cada uno de los personajes tenía su propio encanto y algunos como “Kiko” y “Don Ramón” incluso llegaron a superar en popularidad al mismo Chavo. A pesar de que algunos miembros del elenco terminaron envueltos en problemas legales con Chespirito, el concepto de “La vecindad del Chavo” sigue siendo muy querido por los fans, quienes hasta hoy han podido disfrutar de los shows independientes de algunos personajes como “El Señor Barriga” y “Kiko”.

En medio de la nostalgia que evoca el show, ha surgido la conversación sobre de dónde sacó la inspiración Gómez Bolaños y si sus personajes tienen algún significado especial oculto.

¿Una representación de los pecados capitales?

En algún momento se explicó el nombre de algunos personajes como “La Chilindrina”, cuyo origen se remonta a las pecas que caracterizan al personaje y es que Chespirito se inspiró en el pan espolvoreado con azúcar con apariencia de pecas que se popularizó en México. También se ha revelado que el nombre de “El chavo” viene de la expresión española “chavales”.

Sin embargo, más allá del significado de los nombres, hay teorías muy locas que hablan hasta de la representación de los pecados capitales.

Según las redes sociales, “El chavo” sería la representación de la GULA ya que siempre tiene hambre y anhela comer una torta de jamón. Algunos opinan que “Ñoño” también podría representar esto con su adicción a la comida.

La LUJURIA estaría representada por Doña Florinda y el Profesor Jirafales cuya relación va más allá de pasar a tomar “una tacita de café”. Incluso hay quienes aseguran que en algún momento se comprometieron pues se les puede ver un anillo en el dedo anular a cada uno.

Don Ramón sería la PEREZA, que implica la negativa a realizar las tareas necesarias. Aquí entraría la falta de pago del alquiler de Don Ramón al Señor Barriga, además de que constantemente se quedaba sin trabajo. Una de sus frases recurrentes era: “Ningún trabajo es malo, lo malo es trabajar”.

Su hija “La Chilindrina” no se queda atrás como IRA, la cual se define como emoción de odio y enfado no controlada hacia uno mismo y hacia los demás. Con sus berrinches y corajes, el personaje de María Antonieta de las Nieves cumple con lo que dicta este pecado.

La AVARICIA es representada por “el Señor Barriga”, pues aunque está cumpliendo con su deber de cobrar la renta, en varias ocasiones dejaba claro que el dinero lo movía.

La ENVIDIA estarían representados por “Kiko” ya que siempre estaba presumiendo sus juguetes nuevos El Chavo y la Chilindrina, quienes no podían tener algo igual. Eso sí: la soberbia, según la hipótesis, también se hace presente en Doña Florinda, quien trata a sus vecinos como “chusma”.

Finalmente algunos señalan a “Doña Florinda” como la representación de la SOBERBIA ya que trataba a los demás como menos y no faltaba que los llamara “chusma”, algo que de paso, le enseñó a su hijo.

Tags

Lo Último


Te recomendamos