Espectáculos

La carta que prueba el sufrimiento de la reina Isabel II tras la muerte de la princesa Diana

El documento lo escribió la monarca a su dama de honor ya fallecida, Lady Henriette Abel Smith

La reina Isabel II estuvo junto a William y Harry al enterarse de la muerte de la princesa Diana

El próximo 31 de agosto se cumplirán 25 años de la fatídica muerte de la princesa Diana de Gales, madre de los príncipe William y Harry, que conmovió al mundo entero. Aun cuando han pasado tantos años y hay nuevas generaciones, su nombre sigue sonando con tanta fuerza como lo hizo en vida.

Lady Di se casó con el príncipe Carlos en una boda de ensueños, tal como los cuentos de princesas, pero la realidad era que detrás de esa fachada habían miles de problemas, diferencias en la familia real que con los años se fue desvelando.

El accidente fatal que segó la vida a quien fue llamada La Princesa del Pueblo fue una herida profunda y un dolor para el Reino Unido, no solo por el hecho en sí, sino por no ver reflejado esos sentimientos en su momento en la reina Isabel II.

Su frialdad ante el suceso le costó muchas críticas de sus súbditos y de la prensa por haberse quedado con sus nietos, William y Harry, en el Castillo de Balmoral, en Escocia, en lugar de haberlos llevado a Londres, donde la gente depositaba sus condolencias, sus velas, sus flores frente al Palacio de Buckingham.

Para enmendar la ausencia de esas horas salió en televisión y leyó un comunicado donde expresaba el dolor que sentía la familia por la pérdida de Diana.

Pese a todos los esfuerzos que hizo la monarca, esa mancha quedó allí plasmada en la mente de una generación que amó, veneró y siguió a Diana de Gales.

Una carta demuestra lo contrario

Una carta desvelada en el año 2017, donde la reina de Inglaterra le confió a una de sus damas de honor, Lady Henriette Abel Smith, la profundidad de su pena, dejó al descubierto lo que presuntamente no reflejaron los medios sobre la angustia que sintió la monarca por la muerte de Diana.

La carta traducida al español expresa:

“Queridísima Henriette:

Muchísimas gracias por tu carta sobre la trágica muerte de Diana. Fue de verdad terriblemente triste, y ella es una enorme pérdida para el país. Pero la reacción pública ante su muerte, y el servicio en la Abadía [de Westminster] parecen haber unido a la gente en el mundo entero, de una manera más bien inspiradora. William y Harry han sido tan gallardos, y estoy muy orgullosa de ellos”.

La prensa británica destacó que, luego de ese impreso, la reina agregó de puño y letra: “Creo que tu carta fue una de las primeras que abrí: ¡Tenemos las emociones entreveradas, pero todos hemos atravesado una experiencia muy mala! Con afecto, Isabel”.

Según un reportaje de Infobae, el documento fue escrito por la reina días después del accidente en el que Lady Di perdió la vida a los 36 años, el 31 de agosto de 1997. Para muchos fue una sorpresa que se filtrara la correspondencia privada de la monarca.

Acusada erróneamente

Fue el diario The Daily Mail, quien la publicó, donde aseguran que este documento está en manos privadas desde que se subastó en 2005 luego de la muerte de Lady Abel Smith, dama de honor de Isabel II desde 1949 hasta 1987.

Para darle contexto a las palabras de Isabel II, el diario británico contactó a David Starkey, “el eminente historiador que ha escrito muchos libros sobre la monarquía”.

“Es importante recordar que, como la mayoría de su generación, la reina es muy reservada emocionalmente”, dijo el experto sobre las palabras escritas por la reina.

Starkey dijo que la monarca fue acusada erróneamente de “no haber mostrado la compasión suficiente”, ya que luego de la muerte de Diana la familia real —incluidos el príncipe Charles y sus hijos, William, de 15 años, y Harry, de 12— fueron a misa como de costumbre en Balmoral, y el vicario omitió mencionar a la princesa durante el servicio.

De manera inusual, la reina Isabel habló al país la noche anterior al funeral de Lady Di, “como monarca y como abuela”.

Definió a su exnuera como “un ser humano excepcional y talentoso”, que “en tiempos buenos y malos nunca perdió su capacidad de sonreír y reír, ni de inspirar a otros con su calidez y amabilidad”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos