Celebs

Famosas que nos recuerdan que ser adictas al trabajo no es sano ni deseable

Basta de romantizar no tener espacio para disfrutar de la vida.

Famosas que sufrieron adicción al trabajo

Vivimos en un mundo donde ser ‘workaholic’, o adictos al trabajo, es un atributo admirable y hasta deseable. Se cree que mientras más horas le dediquemos a un proyecto, seremos más exitosos, y la separación con la vida personal cada vez se vuelve más difusa, tal como les pasó a varias famosas.

Ellas cayeron en la trampa y el síndrome del burnout, relacionado a un intenso desgaste mental y físico, les terminó pasando factura. Por eso, hoy son parte de la narrativa que nos quiere hacer abrir los ojos para recordar que se puede ser productivos pero de manera sana.

Famosas que fueron adictas al trabajo

Sandra Bullock

La más reciente en decir ya basta públicamente es la intérprete de La propuesta. La famosa confirmó su retiro temporal de Hollywood después de estar agotada por tantos años trabajando al máximo nivel en el cine.

“No quiero estar a la merced de la agenda de nadie que no sea yo misma. Estoy exhausta. Estoy tan cansada que no puedo tomar decisiones sanas, inteligentes y tengo que aceptarlo”, explicó. En su trayectoria, ha participado en 50 filmes y ahora quiere priorizar su bienestar.

Jennifer Lopez

La diva del Bronx ha tenido temporadas con tanto trabajo encima, que hasta llegó a experimentar ataques de pánico producto del exceso de estrés y ansiedad.

“Hubo un momento en mi vida en donde solía dormir entre tres y cinco horas por noche. Pasaba todo el día en el set y por las noches me iba al estudio. Hacia conferencias de prensa y filmaba videos en los fines de semana. Estaba a finales de mis veintes y me sentía invencible”, reveló a Hola.

“Pasé de sentirme totalmente normal a pensar en lo que tenía que hacer ese día y, de repente, sentí que no podía moverme. No podía ver con claridad, y luego los síntomas físicos que estaba teniendo comenzaron a asustarme, y el miedo se agravó”, confesó. En esa ocasión buscó ayuda y ahora distribuye mejor sus responsabilidades.

Camila Cabello

Los niveles tóxicos de estrés también le pasaron factura a la cubana, que tuvo que tomar terapia para volver a equilibrar su vida y bajar la intensidad durante la pandemia.

La joven actriz de 24 años de edad dijo que la ansiedad era terrible y se volvió más intensa por no acudir a tiempo al psicólogo. “Esta cosa que me estaba distrayendo, mi trabajo y filmación, no estaba allí. Y así me quedé con mi ansiedad y mi mente. Y se estaba interponiendo en mi relación. Se interponía en el camino de mis amistades, mi tiempo en casa”, confesó.

Tags

Lo Último


Te recomendamos