Realeza

Claves de Kate Middleton para controlar las rabietas de sus hijos y no perder la cordura

Kate Middleton es aplaudida por la forma en la que trata a su hijo cuando hace rabietas

Ser madre no es tarea fácil y hasta Kate Middleton, duquesa de Cambridge pasa por momentos incómodos y exasperantes con sus hijos. No importa si está casada con un príncipe o si tiene un título real, las responsabilidades, el compromiso y los conflictos de criar niños están presentes todos los días.

Además de ser una de las royals más admiradas del momento, Kate se ha convertido en un ejemplo a seguir para muchas mujeres.

Recientemente su hijo Louis la puso en la mira en pleno real y es que durante las celebraciones del Jubileo de Platino de la reina Isabel II, comenzó a hacer una rabieta frente a todos. El príncipe menor no parecía estar impresionado con la ceremonia por lo que comenzó a perder el control.

De inmediato, la Duquesa comenzó a calmarlo pero este continuaba tambaléandose y exigiéndole atención. El niño de 4 años fue captado en repetidas ocasiones haciendo muecas a Kate e incluso intentó poner su mano sobre su boca para silenciarla cuando esta le pedía calmarse. En un momento, Louis incluso se presionó la nariz con el pulgar y movió los dedos mientras se sacaba la lengua de la boca para burlarse de su madre.

Si algo siempre ha caracterizado a Kate es su templanza así como la forma en la que ha apostado por una comunicación asertiva y una crianza positiva con sus hijos.

La Duquesa nunca dejó de sonreír y aunque por momento parecía que se daría por vencida, mantuvo su postura firme con el niño. Eso fue hasta que el joven príncipe se paró en su silla y tiró un cojín, lo que la llevó a preferir salirse del evento.

“El príncipe William y la duquesa Kate son estrictos pero justos”, aseguró una fuente a US Weekly.

Lejos de optar por contratar un ejército de niñeras, tanto Kate como Wiliam tratan de dar a sus hijos la mayor cantidad posible de atención todos los días y son muy prácticos. Ellos siempre encuentran el tiempo para estar con sus hijos e incluso revisar sus pendientes de la escuela y asistir a juntas de padres. Con esto, han roto varios protocolos reales, tal y como en su momento lo hizo la princesa Diana.

Puede que Kate a veces pierda los estribos con sus pequeños pero nunca deja de mostrar esa paciencia y cariño para tratarlos cuando están haciendo rabietas.

Han sido varias las ocasiones en las que sus hijos se han puesto a hacer rabietas en público, como sucede con cualquier niño pequeño. Quizá algunas situaciones pueden ser especialmente estresantes para los hijos de los Duques de Cambridge pues constantemente están rodeados de paparazzis, además de que deben acompañar a sus padres a decenas de eventos y viajes exhaustivos. Con tres hijos, Kate ha aprendido poco a poco a tomar mejor las riendas del asunto y salir triunfante.

Una de sus claves siempre ha sido hacer contacto visual con ellos.

En lugar de prestar atención a las cámaras o los periodistas, Kate busca los ojos de sus hijos para poder verlos mejor y así tener una comunicación más directa y asertiva. La Duquesa a menudo se inclina a su nivel para hablar con ellos y calmarlos. Esto también le permite detectar momentos en los que sus hijos podrían sentirse abrumados, ansiosos o simplemente cansados. No todo es consecuentarlos pues también funciona cuando quiere imponer autoridad y hacer que la obedezcan.

Tags

Lo Último


Te recomendamos