Celebs

Conoce a la modelo francesa de 65 años que está rompiendo los clásicos estereotipos de belleza

La francesa nos recuerda que la edad no determina cómo debemos lucir o vivir.

Yazemeenah Rossi

A sus 65 años, Yazemeenah Rossi está redefiniendo los cánones de belleza. Ella luce muy diferente a los estereotipos de la sociedad que reposan sobre las mujeres maduras e inspira a otras a salirse de los moldes impuestos.

Y es que desde siempre ha sido así. Comenzó a los 28 años en la industria de modelaje cuando la mayoría suele hacerlo a los 20. Despuntó internacionalmente a los 40 y ahora puede presumir de haber trabajado con Saint Laurent, Thierry Mugler y Christian Lacroix.

Tampoco ha sucumbido a las cirugías estéticas porque dice que se ama y se siente guapa tal como es. Con su cabellera larga plateada y su cuerpo atlético, reafirma que la edad no determina cómo deben lucir o vivir sus vidas.

Yazemeenah Rossi nos recuerda que las barreras están para romperse

La edad es una actitud para mí. Si uno tiene contacto con su niño interior y continúa siendo curioso con la vida, obtendrá automáticamente nueva energía”, aseveró la francesa a Infobae.

No en vano irradia vitalidad y salud, además de la imponente belleza que conquista a más de 324 mil seguidores en sus redes sociales. Sin embargo, lo más clave ha sido la seguridad en sí misma para no dejarse derrotar por los que hablan de imposibles.

Mi objetivo es inspirar a otras mujeres y hombres a ser ellos mismos, y conseguirlo para mí es maravilloso. Esa es la mejor parte del modelaje”, admitió en una charla con Vogue.

Y es que muchos creen que por tener determinada edad las mujeres dejan de ser productivas, atractivas, sensuales o dejan de disfrutar su sexualidad. Asimismo los prejuicios las reducen a quedarse en casa cuidando a los nietos y vistiendo ropa cómoda, algo que no está mal, pero no es destino obligatorio si no lo quieren.

“No estoy obsesionada (con la vejez) porque he observado la naturaleza. Sé que una flor florecerá y luego se marchitará. Sé que también me rige esta ley natural, veo que mi cuerpo cambia, pero tengo tanta satisfacción a nivel espiritual que no es importante”, expresó.

Además de dedicarse a las pasarelas, es una aficionada a la fotografía. Tiene un negocio de venta de chales y realiza trabajo humanitario en Nepal. No obstante, el trabajo más poderoso que hace es el de motivar a otras a no dejarse llevar por los prejuicios.

Tags

Lo Último


Te recomendamos