TV y Series

Así luce el malvado Diego Arellano y Mendoza, el villano de “Alborada”, en la actualidad

El paso del tiempo le ha sentado de maravillas a Luis Roberto Guzmán.

Diego Arellano y Mendoza en "Alborada"

Cuando se estrenó por la pantalla chica mexicana en el año 2005, la telenovela Alborada conquistó a las audiencias de principio a fin con el apasionado romance prohibido entre Hipólita Díaz y Luis Manrique y Arellano.

En el teledrama de época, ambientado en los años del dominio español en México, los enamorados no solo tuvieron que hacer frente a un sinnúmero de pruebas, también a un conjunto de antagonistas empeñados en separarlos.

Entre estos villanos que se ganaron la antipatía de todos por hacerles la vida imposible a los protagonistas, el más destacado, sin dudas, es el perverso Diego Arellano y Mendoza, el conde de Guevara.

Diego Arellano y Mendoza en "Alborada"

Dentro de esta superproducción de Televisa, Arellano y Mendoza es un hombre presuntuoso, mezquino y sin escrúpulos que odia profundamente a su primo Luis y quiere acabar con su vida como sea.

Y es que el protagonista es el verdadero conde de Guevara, un título que Diego ha usurpado durante años con la ayuda de su despiadada madre, doña Juana Arellano, quien intercambió a su hijo por el heredero de los condes cuando trabajó para ellos.

Diego Arellano y Mendoza en "Alborada"

A lo largo de las apasionantes tramas, el envidioso, malicioso y berrinchudo antagonista no se cansa de conspirar junto a su progenitora para despojar a Luis de todo lo que le corresponde y hacerle la vida miserable.

Diego Arellano y Mendoza en "Alborada"

Asimismo, el traicionero y astuto villano con una adicción al alcohol también se place en hacer daño con sus maldades a muchos otros personajes en la historia, como Esperanza de Corsa, la esposa de su primo.

Diego Arellano y Mendoza en "Alborada"

Detrás de este personaje estuvo impecable el actor puertorriqueño Luis Roberto Guzmán, quien llevaba un lustro brillando en la televisión mexicana cuando se encargó de antagonizar el recordado melodrama.

Desde entonces, han transcurrido 17 años en los que mucho ha cambiado en la vida del talentoso intérprete boricua.

Diego Arellano y Mendoza en "Alborada"

El cambio de Diego Arellano, el villano de la telenovela Alborada

En la actualidad, Guzmán tiene 48 años, el paso del tiempo lo ha beneficiado pues luce más guapo que nunca y sigue brillando con fuerzas en el medio artístico.

Tras su actuación en Alborada, por la cual fue nominado a mejor actor antagónico en los Premios TVyNovelas 2006, el histrión prosiguió expandiendo su trayectoria.

En la pantalla chica, desde la última vez que encarnó al conde de Guevara, el galán ha interpretado toda clase de personajes en alrededor de 11 producciones televisivas.

El pantera (2007-2009), Ingobernable (2017-2018), Narcos (2018), La mexicana y el güero (2020-2021) y ¿Quién mató a Sara? (2021) son proyectos en los que ha actuado.

Por otro lado, en el cine, el intérprete ha brillado en una decena de producciones cinematográficas, entre cortos y largometrajes, de acuerdo a su perfil en Imdb.

Divina confusión (2009), La otra familia (2011) y Perfecto anfitrión (2021) son varias de las películas en las que ha trabajado tras Alborada.

Asimismo, Luis Roberto ha destacado en el teatro con impecables actuaciones en puestas en escenas tales como Extraños en un tren y La gata sobre el tejado caliente.

Durante las últimas casi dos décadas, también demostró su talento para la música al debutar como cantante con el lanzamiento de su álbum Bipolar en 2008.

Sin embargo, la talentosa estrella ha dejado esta faceta en un segundo plano en el ámbito profesional y se ha dedicado enteramente a la actuación.

La vida personal actual de Luis Roberto Guzmán

En cuanto a su vida personal, el eterno Diego Arellano y Mendoza de Alborada es sumamente hermético. A lo largo de su carrera, nunca se le ha conocido pareja.

No obstante, en una entrevista el año pasado, el actor con más de 460 mil seguidores en Instagram dejó claro que no quiere tener hijos.

No, no creo, definitivamente no. Cada quien tiene su capacidad de decisión y su libertad para tomar sus propias decisiones y expresarse, pero en este caso yo sí creo que somos muchos”, aseveró al respecto al programa Sale el sol.

De acuerdo al artista, está “comprobado científicamente” que existen “muchas bocas para comer”, una razón que considera sustancial para elegir no tener descendientes porque “sí afecta lo que pisamos”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos