Espectáculos

A esto se dedicaba la actriz mexicana que ahora brilla en “El juego del calamar”

Carla Fernanda Ávila reveló parte de su vida en Corea del Sur y cómo dio ese cambio de ser mesera a la actuación.

La mexicana Carla Fernanda Ávila está causando furor en El juego del calamar. Y es que desde que se conoció que había una representación mexicana en esta tan exitosa serie de Netflix le han llovido los cumplidos y demás manifestaciones de cariño y orgullo por haber logrado ese importante paso.

Y es que esta joven de 28 años no la ha tenido tan fácil, pues luego de salir de México decidió continuar sus estudios en Seúl en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales, pero como no obtuvo la beca para la que aspiraba decidió quedarse de ese lado del mapa para emprender un nuevo camino y ver qué oportunidades se le iban presentando.

De ahí que tras varios intentos, logró trabajar como mesera en un restaurante de mexicano y al tiempo como bartender en un casino. Ambos trabajos le permitieron conocer un poco más de la cultura asiática, mejorar el idioma y sobre todo conocer todo tipo de personas.

A esto se dedicaba la actriz mexicana que aparece en El juego del calamar

Sus ganas de salir adelante no le frenaron, por el contrario, debido al grupo de amistades que fue conociendo en ese país pudo expresar también sus ganas de volver a la actuación y de estar en importantes proyectos, así fuera de extra. Y esa oportunidad llegó cuando una persona cercana a ella le ofreció un papel en el K-Drama llamado Memorias del D’ambra.

Aquí ella hizo gala de su espontaneidad y a pesar de que su papel era muy pequeño, Carla lo asumió, disfrutó y la regresó a lo que tanto le apasionaba. » Cuando llegó esta oportunidad dije: claro, venga, me gusta la experiencia y no me caería nada mal un dinerito extra…Ahí conocí a la casting manager que se encargaba de otros dramas surcoreanos y me empezó a marcar más seguido», dijo la actriz en una entrevista de Youtube.

Luego de ello tomó la decisión de dejar sus trabajos como mesera y bartender para dedicarse por completo a la actuación en diferentes historias de Corea del Sur en el que ha aprendido mucho sobre el ámbito artístico y sus exigencias que son muy diferentes a las que suelen tomarse en cuenta en otros países.

Y es que si algo aprendió es ha adaptarse a las costumbres y gustos de esta cultura, pues para ellos es fundamental el prototipo de mujer muy delgada y que posea una cabellera clara y no tan pelinegra. Incluso, confesó que debió bajar hasta 10 kilos para poder interpretar a la felina con «body painting» que aparece en el salón VIP de los últimos capítulos de El juego del calamar.

Además, reveló que no la tuvo tan fácil, pues debió pasar horas para que pintarán todo su cuerpo y debía permanecer inmóvil en todo momento, pues así se lograría el efecto de pintura en su cuerpo y así podría interpretar a este «personaje» en la serie coreana tan perturbadora, pero que ha sido un «boom» en todo el mundo.

Más detalles de esta mexicana que triunfa en El juego del calamar

A criterio de la mexicana lo más complicado que le ha tocado vivir es el estar lejos de su familia y extrañar la gastronomía mexicana que le resulta inigualable e irreemplazable.

«Una de las cosas más difíciles que he tenido que pasar es estar lejos de mi familia, la verdad es que los extraño muchísimo, y que no haya tacos buenos y baratos», añadió.

Con esto demuestra su apego a su tierra que tuvo que dejar desde hace muchos años y añora estando desde muy lejos, pero triunfando con su talento y carisma.

Te recomendamos en video:

Tags

Lo Último


Te recomendamos