Colombia

Moda: así es como las artistas latinas crearon su propio poder femenino a través de sus cuerpos vestidos

Que Karol G, Ángela Aguilar y Kali Uchis, entre otras, sean referentes autóctonos y globales habla de un momento cultural donde la moda actual se expresa en menos blanquitud y sí más en español.

Shakira y Karol G hacen estallar las redes sociales con TQG (Te quedé grande) y hacen temblar a Piqué y Anuel AA

Karol G, en los últimos cuatro años, podría ser el último ícono de moda global que ha logrado construir una latinidad tan atractiva como la que en tiempos lo hicieron sus predecesores y compatriotas como J Balvin y Maluma, entre otros.

Una donde hay un acento inequívocamente paisa, unas curvas como las de sus paisanas, una sensualidad que controla ella, pero envuelta en marcas de lujo como Loewe, por ejemplo, o Jacquemus.

Pero, que ahora esté en las front rows de París y sea portada de revistas como Vogue no solamente habla de la agudeza de quienes saben capturar el zeitgeist: también habla de un momento cultural en la moda que a pesar de recrear estereotipos basados en la blanquitud (hablar de las tendencias de TikTok daría para otro artículo), las rompe desde su interpretación visual y en esto la música latina y sus mujeres llevan años de ventaja.

Pero, más allá del discurso del empoderamiento, odiosa palabra que sirve hasta para vender collares de perro, hay toda una construcción social, cultural y de industria que rodea a estas mujeres como portadoras de una bandera que ya habían tenido en el mundo anglo de los últimos cuarenta años mujeres como Madonna, Lady Gaga o Nicki Minaj, y en el mundo latino, mujeres como Paquita la del Barrio, Shakira misma, o Alejandra Guzmán.

Esto, claro, validado a través de los mecanismos culturales de un norte global que sigue determinando de qué hablará y cómo se vestirá el mundo, pero en donde sus discursos locales y de poder latino, como obedece a la lógica de la globalización, son perfectos para una generación digital que así como defendió a Britney de una industria que casi la mata, puede imitar, criticar y hasta ensalzar la imagen de sus nuevas ídolas a través de su poderío corporal.

Esto es lo que piensa la estilista de moda Daniela Riaño, DanielaStyling, famosa estilista de artistas musicales en Latam, quien ha visto desde adentro este proceso. El cómo ellas han llegado, con cada decisión, a cambiar algunos mecanismos dentro del engranaje de la industria musical.

“La forma en cómo se les exige a las mujeres en la industria musical es una locura. Que tengan las uñas de X forma, el cuerpo, el pelo y las prendas. Pero en Latinoamérica está pasando algo muy bonito, que son mujeres artistas que quieren ser ellas mismas, más allá de lo que les aconsejen. Todas quieren tener ese poder sobre su imagen. Además, ellas, como artistas, han ido cambiando la percepción de la industria y del público sobre ese ‘cuerpo perfecto’ que dominó durante tantas décadas. Al ser su estilista jugamos con pelucas, con montones de recursos para que sean más libres y también contamos historias con su concepto”, afirma. Pero esto igual no ha dejado de generar barreras, como acota.

Se ve cuando siguen tratando de ‘ordinaria’ a alguna de ellas, no importa cuán talentosa pueda ser. Ser única choca contra la señorialidad de un continente aferrado a manierismos eurocéntricos del pasado.

“Por otro lado, en Latam estamos acostumbrados a maltratar a la diferencia, esto lo han sufrido artistas como Kali Uchis, incluso.  Pero ellas han luchado para mostrar que las mujeres pueden vestirse como quieren. Esas barreras seguirán estando, pero irónicamente la validación internacional que tiene Karol G y que en su tiempo tuvieron Maluma y J Balvin cuenta. Esto incluye la sexualidad, donde con sus letras también las artistas han encontrado su propio empoderamiento. Madonna salió desnuda y aún la critican si lo hace, pero ya se está ‘normalizando’ el cómo muestran su cuerpo y la diversidad de estéticas y siluetas que hay. Y al ver esto también ellas se sienten seguras para mostrar su cuerpo, ya que las presiones de la industria son grandes”, expresa.

Ahora bien, claro que esto tiene que pasar por un rasero de validación externa. Y cada decisión que pueda generar una movida “social”, es totalmente pensada y tiene que pasar por el rasero de esa atractividad internacional para poder ser vendida como algo “icónico”.

Es lo que piensa la consultora de moda Diana Lunareja, que ve en Karol G precisamente esto:  “Karol G está expresando una personalidad global y una versatilidad atractiva para todo el mundo, y esto se ha dado con su maquillaje y su pelo. Ahora, que se sienta orgullosa de hablar de Medellín,  esas cosas tienen un impacto gigante para generar identificación. Ya con ella no se necesita ser latino para entender su propuesta y no solo se valida desde ahí, y esto lo ven las marcas como validadoras y también los personajes internacionales alrededor de la construcción de esta imagen. También hay que entender que son decisiones curadas  de una manera muy específica para encajar con las estrategias comerciales:  es la forma en la que moldean tu cuerpo para que encaje, ella ha luchado contra eso,  pero detrás de eso hay una imagen construida. Eso sí, sus propuestas movilizan desde el empoderamiento y desde la vida sentimental de un personaje así se genera identificación”, afirma.

En esto coincide la consultora de moda y docente Valeria Akl, que también ve a Rosalía como parte del engranaje latino y su apropiación cultural del flamenco como una construcción hecha para un público anglo que ya deja de mirar diferencias culturales para ponerla como “española”. Además, del cómo estos conceptos que se confunden en el sistema creado por la la globalización dejan de ser problemáticos para ser aceptados en el retail comercialmente. Cosa que ha hecho que todas estas mujeres puedan tener poder sobre su audiencia y consumidores.

“Son las divas diplomáticas. Rosalía, en su caso, ha hecho de su cultura un comodín, algo como si fuese marca nación. Se asociaba a España al franquismo y la leyenda negra, luego con la Movida Madrileña eso cambió. Pero el poder de Rosalía es transnacional. Es lo mismo que pasa con Karol G, como referente de Colombia. Incluso estuvo en ‘Griselda’, explica.

¿Íconos de empoderamiento? Es la geopolítica, mejor

Lo que cuestiona la consultora es esa palabra, precisamente. Sobre todo cuando han vendido a mujeres como Shakira en esa categoría. “Pensar positivo y ya es factible cuando eres Shakira, pero no todas las mujeres del mundo pueden facturar de sus desgracias, no reconociendo jamás su privilegio”, reclama irónicamente, cosa que también piensa el director de la agencia mexicana de tendencias para Latinoamérica Trendo. MX, el maestro Gustavo Prado.

Sí, las mujeres no lloran, facturan, pero cada mujer que se ha quedado sola con dos hijos en la historia de Latinoamérica pues ha tenido que sacar adelante a sus hijos sola, porque es una sociedad patriarcal. Entonces, creo que eso también nos habla del presente y el eco del del pasado continuo, el precisamente como ahorita nos estamos redefiniendo hacia lo mejor un descubrimiento de estas identidades”, afirma.

Identidades que vienen de la geopolítica: el mundo habla en español. Ya no hay más clase media aspiracional, según sus reportes, en Latinoamérica, lo que permite que el buen o “mal gusto” que expresen sus artistas sea ensalzado como aspiracional, sin vergüenza.

“El planeta entero cada vez es menos blanco, menos anglo. Es más diverso.  La masa está buscando figuras aspiracionales con las que sí se pueden identificar ya sea físicamente por el contexto donde provienen y, por otro lado  no es lo mismo cantarle a tu ex en español con canciones de Shakira o Karol G . Antes el inglés dominaba, pero el español es el idioma cantante. Las marcas también se dan cuenta de que el mercado latino es distinto al anglo y el europeo, y para que sus colecciones lleguen a las masas, no es lo mismo pagar anuncios en revistas para gente rica y aburrida, porque la verdadera conversación de alta moda es Latam, y es cuando ya se invita a Karol G al front row o después de hacer tres looks para su tour de ‘Mañana será bonito’, o  cuando invitan a Danna Paola  a la Semana de la Moda de Milán y la hacen embajadora de Fendi”, explica.

Porque para quienes estudian constantemente la moda y sus fenómenos, más allá de que el ‘Mañana Sea Bonito’, es porque París y Nueva York ya no generan tendencias.

De hecho, Latam las genera en ciudades más grandes poblacionalmente, como Sao Paulo o Ciudad de México, que se han atrevido a reinterpretar los códigos blancos. Y en estas condiciones, se puede escuchar a Shakira y a Karol G y amarlas sin reparo: “Con ellas rompemos el esquema aspiracional y asumimos nuestro relato de éxito y lo que nos gusta sin culpa”, expresa.

Ahora la moda habla en español, sí. Así el “qué chimba” ahora esté más mercadeado que nunca.

Tags

Lo Último


Te recomendamos