Colombia

Harry Styles: ¿Por qué varios conciertos en Bogotá están siendo un completo desastre?

Después del desastre que se vivió en el concierto de Harry Styles en Bogotá, este se suma a la lista de los peores conciertos en la capital

Harry Styles en concierto en Bogotá.

Pareciera que no aprendemos de los errores, y si los fans de Harry Styles creían que su presentación estaría exenta de dramas, terminó sucediendo todo lo contrario. El pasado 27 de noviembre se llevó a cabo el concierto del artista británico en la ciudad de Bogotá, y la polémica por la pésima organización que el evento tuvo no dejó indiferente a nadie.

Desde desmayos, desorganización e incluso fanáticas enloquecidas, hicieron de la logística de este evento un pronosticado fiasco. Todo esto recordó al mal sabor en la boca que dejó la presentación de Dua Lipa meses atrás, donde estos mismos acontecimientos sucedieron y solo se presentaron quejas por parte de sus asistentes.

Todo apunta a que en Colombia, no es posible disfrutar un concierto masivo de forma organizada y apacible, ya que han sido varias las ocasiones y los eventos donde la mala logística, la sobreventa de entradas, la gente que se quiere pasar de abusiva y colarse y muchos más factores, hacen de estos eventos algo tedioso e imposible de disfrutar como es debido.

Primero se vio con Dua Lipa, después con la banda Menudo, con Bad Bunny la cosa empeoró, y con Harry se creó la incertidumbre sobre cuánto durará el auge de los buenos conciertos en el país, puesto que si cada vez que un artista de talla internacional quiera pisar Colombia entonces todo significará caos y descontrol absoluto, dejando una mala imagen para con ellos y sus equipos a la hora de escoger a Colombia como destino entre sus giras musicales.

Estos han sido algunos de los conciertos donde la calidad de sus shows se han visto afectados fuertemente gracias a los diversos factores anteriormente mencionados, y que además ponen a tambalear la credibilidad de Colombia como un país serio para este tipo de eventos.

La cantidad de desmayados en el concierto de Harry Styles

El cambio de locación por el que tanto lucharon los asistentes al Love On Tour, en teoría sirvió para nada, pues lo que se buscaba prevenir con el paso del concierto de Harry Styles del Salitre Mágico terminó sucediendo de todas maneras. Es claro que las empresas organizadoras en Colombia han revendido y sobrevendido estos eventos masivos y el de Styles fue por el mismo camino.

Por medio de redes sociales salieron muchas denuncias en contra de Ocesa y su pésima logística y ayuda con las personas afectadas. Los fanáticos de Harry mostraban en redes como gente caía inconsciente gracias a la falta de aire en el lugar, y añadiendo el hecho de que varias personas se saltaron de locación, para estar en la parte central del recinto y ver mejor a Harry Styles.

La vergüenza fue mucho mayor cuando el propio artista tuvo que detener su show por alrededor de 20 minutos mientras la logística intentaba apaciguar a sus seguidores.

El concierto de Dua Lipa en el parqueadero del parque de diversiones ‘Salitre Mágico’

Si bien Dua Lipa descrestó al público y entregó un show inolvidable en Bogotá, todo lo que no involucrara la presentación puntual de la cantante, terminó por ser un fiasco completo.

Desafortunadamente, desde el día uno del anuncio de Dua Lipa a Colombia, las críticas no se hicieron esperar gracias a la desafortunada gestión que estaba montando la empresa responsable de traer a la diva del pop: Ocesa.

El lugar elegido para este show fue el parqueadero del parque de diversiones Salitre Mágico, y esto despertó una ola de críticas en su contra porque el espacio no era el adecuado para un show y una cantante de su nivel.

Aun así, la empresa no escuchó a los asistentes y en vez de cambiar la locación, como pedían a gritos, lo único que hicieron tan solo faltando 15 días para que Dua Lipa pisara tierras colombianas, fue ampliar la capacidad de asistentes al evento, y desde ahí, muchos predijeron lo desastroso que sería el espectáculo, y que una cantante como Dua no merecía ir a cantar a un parqueadero.

Las filas para ingresar al parque eran inmensas desde tempranas horas de la mañana, y el control e ingreso al parque fue un desastre completo. Los asistentes tuvieron que esperar horas y horas dentro y fuera del parque, y hasta las 3 de la tarde que se dio la apertura oficial al parqueadero, la atención que Ocesa prestó dentro del parque fue pobre.

Las horas bajo la lluvia y el calor intercalados a lo largo del día, de pie en fila, y varios sin haber podido comer debido a la mala organización dentro del recinto hicieron efecto en muchos, provocando que hubieran desmayados y gente en mal estado de salud.

Los miles de colados en el concierto de Bad Bunny en Bogotá

Es indiscutible que Bad Bunny mueve un público gigante, y sus presentaciones en Bogotá y Medellín eran de las más esperadas en el país, pero todo se fue al caño cuando la lectura de boletas por parte de la empresa organizadora, al ingreso del evento, se convirtió en un dolor cabeza.

Muchos afirman que este evento fue sobrevendido de una manera absurda, y fueron muchos los asistentes que no pudieron entrar a ver al Conejo Malo porque sus entradas eran duplicadas o ya habían sido redimidas.

Lo triste fue que esas boletas no fueron adquiridas por medio de revendedores, sino de la propia página encargada de la venta de las mismas: TuBoleta. Esto provocó que se retrasara por más de una hora el inicio del concierto ya que la cantidad de personas que aún se encontraba en fila era monumental, y muchos derribaron vallas y divisiones para intentar entrar en estampida, pues el show sí o sí debía dar inicio pronto.

A Bogotá y a las empresas organizadoras de conciertos y eventos en el país les quedó grande la profesionalidad y la organización decente de un concierto. Es inaceptable que después de años sin poder asistir a un concierto, las empresas tiqueteras y promotoras tengan un nulo manejo de asistencia y de control frente a sus asistentes, y quienes van a estos eventos son los que terminan pagando los platos rotos por sus malas decisiones.

En redes afirman que las empresas solo están jugando con lo sueños de sus espectadores de ver a su artista favorito, lucrándose a precios absurdos con una pésima experiencia al consumidor, tanto para los que asisten como para la atracción principal.

Si esta situación no se resuelve, los colombianos empiezan a temer que gracias a la pésima imagen con la que se están yendo los artistas de Colombia sea un fuerte detonante para el auge que tiene el país con los eventos musicales de escala internacional se acabe.

Tags

Lo Último


Te recomendamos