Colombia

La Liendra: indignado con Chanel porque “lo trataron de pobre” por su forma de vestir

La Liendra dijo que en una de las tiendas de Chanel lo “trataron de pobre” por cómo lucía.

La Liendra

La Liendra compartió en redes sociales lo que le pasó en una tienda de Chanel en España. Se quejó del trato. Básicamente, dijo que lo “trataron de pobre” por su vestimenta.

De hecho, él quería comprarle uno de los famosos bolsos de la marca de lujo a su novia, la Youtuber Dani Duke. Y por su vestimenta- según él- uno de los vendedores le trató con desdén.

El joven relató que el vendedor se creía el “dueño y millonario” de la tienda. Pero eso no fue lo peor: afirmó que se interesó en un bolso rojo, que no le quisieron mostrar. “Como quien dice, no tiene para comprar, afirmó el joven”, sobre el suceso.

Y al ver su gesto dubitativo, La Liendra afirmó que el vendedor fue implacable. “El vendedor nos dijo que van colombianos y compran hasta 23.000 dólares. Nos trató pobre. Me trataron mal”, afirmó.

Pero La Liendra sí le dijo unas cuantas cosas. Como que debería tratar mejor a los clientes. “Para que te des cuenta que los que no usamos corbata y somos así también podemos comprar”, le dijo. Y sí le compró el bolso a Dani, lo que la hizo muy feliz. Tal y como se ve acá:

Un bolso que vale 32 millones de pesos. Es decir, unos ocho mil dólares, que La Liendra afirmó que para la tienda no serán nada, pero a mí me ha costado mucho trabajarlos”, expresó. Resaltó que para ese vendedor puede que haya sido eso una bicoca, pero solo muy pocos pueden comprar sus bolsos.

La Liendra no ha sido el único

Ahora bien, esto no es personal contra La Liendra. Ya Chanel tiene un amplio recorrido en discriminar a famosos por su apariencia en sus tiendas y por el uso de su marca.

De hecho, hace cuatro años, Gabourey Sidibe, protagonista de la aclamada Precious y de American Horror Story: Coven, entre otras producciones, denunció una situación parecida.

Ella iba a comprarle a su compañera Taraji P. Hewson (ambas trabajaban en la serie Empire) un par de gafas y unas sandalias. Y fue maltratada por una empleada.

“Mi peluca estaba larga y ondulada, llevaba mis nuevas botas de Balenciaga, y llevaba un bolso vintage de Chanel al hombro sobre un abrigo con capucha de piel. ¡Me veía como me gusta verme!”, expresó la actriz.

Pero una de las empleadas la miró precisamente como describió La Liendra.

Cuando Gabourey preguntó por las gafas, le dijo que no tenían y que fuera a un establecimiento de descuentos al otro lado de la calle, un minuto luego de que entrara a la tienda.

“Supe lo que estaba haciendo. Ella decidió tras una sola mirada que yo no iba a gastar allí dinero. A pesar de que incluso llevaba un bolso de Chanel, ella decidió que yo no era una clienta para la firma y que no merecía su tiempo ni energía”, denunció la actriz en Lenny Letter, el portal que tuvo en su día la creadora de “Girls”, Lena Dunham.

Además, subrayó que siempre le pasa esto por su raza y apariencia.

“Esto de hecho me pasa mucho. Me ha pasado toda mi vida. Antes y después de convertirme en una actriz reconocida. Me pasó en St. Maarten donde estaba de vacaciones después de rodar una película, cuando fui a una tienda de Dior y una dependienta literalmente me quitó un pintalabios de las manos para devolverlo a su estante. También en la tienda de mi barrio de Nueva York, donde me perseguían por los pasillos. Incluso cuando era una adolescente, sabía que era por mi color de piel pero también por la atmósfera. Ser sospechosa de robar es solo una parte de la historia”.

“No importa lo arreglada que vaya, nunca voy a ser capaz de vestir mi color de piel para parecer lo que algunos consideran que es una clienta para ellos. Dependiendo de la tienda, parezco o una ladrona o una pérdida de tiempo. No parece haber un término medio entre la no atención o la demasiada atención”, dijo en su día.

Ahí de todos modos compró las gafas y dos pares de sandalias. Afirmó que estaba acostumbrada al mal servicio y que esa empleada solo fue servicial cuando alguien le dijo quién era ella. “Solo después de que probara que tengo dinero”, afirmó.

La denuncia se hizo viral. Chanel tuvo que disculparse: “Expresamos nuestro sincero arrepentimiento por el servicio de atención que Sidibe ha mencionado en su escrito. Sentimos que no se sintiera bienvenida y ofendida. Nos tomamos sus palabras muy en serio e inmediatamente investigaremos lo qué pasó, porque esto no va en absoluto con la línea de los altos parámetros con los que Chanel quiere servir a sus clientes”, le dijo la firma francesa al portal.

Oprah Winfrey también vivió algo similar: en 2013 denunció el racismo de los empleados de una tienda de lujo en Suiza, cuando los empleados consideraron que un bolso que quería comprar era “demasiado caro” para ella.

¿Será que Chanel sí se disculpa con La Liendra?

Tags

Lo Último


Te recomendamos