Practicar yoga podría frenar el cambio climático [Ser Consciente]

Así lo considera Narendra Modi, primer ministro de India… Y, ¿saben qué? Yo también, siempre y cuando se practique con consciencia.

Cuando escuchas la palabra «yoga», ¿qué es lo primero que llega a tu mente? He notado que la mayoría piensa en ejercicio, posturas, relajación. Ahora que llevo unos años practicando esta disciplina, puedo decir que se trata de un estilo de vida que nos acerca a nuestra esencia, nos ayuda a vivir en equilibrio con la naturaleza. Es por ello que comprendo la postura del líder de la India.

Hace un par de meses la Organización de las Naciones Unidas convocó a Jefes de Estado en la Cumbre sobre el Clima, un evento que quedó marcado en nuestras mentes por las movilizaciones realizadas alrededor del mundo. Todos unidos en una sola voz pedimos acciones, no palabras.

Como todos los presentes en la Cumbre, Narendra Modi  — primer ministro de India — llegó con una propuesta y un compromiso para combatir el cambio climático. La idea resultó sencilla: impulsar la práctica del yoga.

Más allá de su petición a la Asamblea General para la creación de un Día Internacional del Yoga, de hablar sobre esta disciplina milenaria más allá de una actividad física y hacerla obligatoria en su país — así como creó el viceministerio de Ayurveda, Yoga y Naturopatía, Unani, Siddha y Homeopatía (AYUSH) —, Modi tiene un punto muy importante que debemos considerar.

“El yoga no debe ser sólo un ejercicio, sino que debe ser un medio para conectar con el mundo y la naturaleza”, Modi está convencido de que esa conexión con el entorno natural podría “ayudar en la lucha contra el cambio climático” cambiando el estilo de vida actual.

Hablar de yoga es muy complejo, ya que va más allá de estilos y posturas, mantras y pranayamas. Hay toda una filosofía detrás, con yoga sutras que pasaron de generación en generación por miles de años, hasta ser escritos por el maestro Patanjali. Aquí encontramos principios universales y preceptos individuales.

Yamas o Principios Universales
Ahimsa No violencia, compasión por uno mismo y por los demás.
Satya Verdad de pensamiento, palabra y comunicación.
Asteya No robar, no tomar lo que no es nuestro.
Brahmacarya Moderación sexual, conservación de la energía.
Aparigraha Confianza en uno mismo, no atesorar, no acaparar, no codiciar, generosidad en espíritu y acción

Anteriormente les he hablado de ahimsa, la no violencia aplicada en el activismo. Al revisar cada uno de los yamas, los podemos relacionar a nuestro comportamiento con los demás seres, incluyendo los animales y la misma Madre Tierra.

  • Ahimsa: al tener compasión hacia los animales, llevando una vida sin crueldad animal.
  • Satya: leyendo y compartiendo información sobre lo que ocurre con nuestro entorno.
  • Asteya: no robando los recursos que son prestados, la tierra, el agua, el aire.
  • Brahmacarya: podría entenderse como el desapego a los placeres sensuales.
  • Aparigraha: confiar en el desapego y en el karma, que engloba todas nuestras acciones.

Sharon Gannon, co-fundadora de Jivamukti Yoga y Animal Mukti, integra en su estilo la idea de ser activistas, veganos y cuidar a nuestro planeta. Según sus palabras, “la devastación ecológica en nuestro planeta puede estar relacionada a una sola causa: la cría de animales para la alimentación”. Un tema del que hemos hablado en este espacio.

El yoga es sobre el descubrimiento de la causa, la búsqueda de la causa y asumir la responsabilidad. Se inicia con la forma en que tratas a los demás. Como tratas a los demás van a determinar cómo otros te tratan. Como los demás te tratan va a determinar la forma en que te ves a ti mismo. Como te ves a ti mismo determinará quien eres. ~Sharon Gannon

Considerando estos términos filosóficos del yoga, practicándolos a consciencia y un compromiso real, podemos decir que en teoría la práctica del yoga podría frenar el cambio climático.

El principal problema que enfrenta el yoga en occidente es su comercialización. Hablamos de una industria que sólo en Estados Unidos genera 10 mil millones de dólares al año. Entre la promesa de cuerpos flexibles y esbeltos, la gran cantidad de accesorios que venden está relacionado con esto — cuando en realidad para practicar yoga sólo requieres una intención y tu cuerpo.