La ciudad de Burlington ahora funciona con energía 100% renovable

Burlington es una ciudad pequeña que ha hecho un gran trabajo en la transición hacia el uso de energías renovables.

Burlington aunque es pequeña, es la ciudad más grande de Vermont con sus 42.000 habitantes. Pero esto no el lo mejor que ha logrado hacer con los años. Esta ciudad es considerada una de las más verdes de Estados Unidos y ha logrado la transición a depender al 100% de energía renovable. Esto sí es una gran hazaña.

Lo es porque siendo una comunidad relativamente pequeña, muy pocas han logrado tan bien esta conversión de combustibles fósiles a energía renovable. La ciudad ha hecho una gran aportación al control del cambio climático y a encontrar nuevas soluciones energéticas. Burlington lleva cerca de una década haciendo esta transición y al parecer ha dado buenos resultados.

Cuando las autoridades de la ciudad se dieron cuenta de que cambiar a energías renovables no sólo era bueno para el medio ambiente sino financieramente viable, el proceso se volvió una posibilidad real. Con el tiempo, los ciudadanos pagarán cuentas más bajas por energía limpia que cuando se compraban combustibles fósiles. Esto hace que su calidad de vida aumente, en principio, por dos razones: ahorros tangibles en energía y mejores condiciones ambientales.

En realidad Burlington depende en menor medida de combustibles fósiles pues, en algunas ocasiones, los recursos renovables no siempre se encuentran disponibles. Algunas veces el viento no tiene la suficiente fuerza para cubrir los requerimientos energéticos de la ciudad, por poner un ejemplo. Lo que se hace en estos casos es comprar energía generada por fuentes no renovables. Este pequeño punto le pone un asterisco a ese 100%, aunque tiene un lado bueno.

Hay momentos en que los recursos renovables estén trabajando de maravilla, esto podría ser que el viento sople muy fuerte y la producción se vea excedida. Burlington negociará este excedente de energía para venderla a otras ciudades para compensar sus déficits. De esta manera se espera que la ciudad venda más energía limpia de la que adquiere.

En general todo el estado de Vermont planea seguir los pasos de Burlington y se ha propuesto la meta de adoptar energía renovable en un 90% para el 2050. La clave del éxito de esta ciudad no solo ha sido de las autoridades en materia de energía sino también lo son los ciudadanos que han apoyado estas iniciativas.