Tragedia del MH370 nos recuerda la cantidad de basura en el mar

Los residuos que terminan en el océano no sólo afectan a la vida marina, sino que también se han convertido en un obstáculo para la búsqueda de los restos del MH370.

La búsqueda del avión desaparecido MH370 de Malaysia Airlines nos hizo voltear nuevamente al mar. También nos recordó la cantidad de basura y residuos que se sigue acumulando ahí. 

Los trabajos de búsqueda de los restos del avión iniciaban. Las expectativas crecieron al ver la gran cantidad de residuos que flotaban en el mar. Desafortunadamente sólo se trataba de basura y objetos que ninguna relación tenían con el avión, y que entorpecieron la búsqueda.

Se estima que 8 millones de piezas acaban diariamente en el mar. De ellas, tres cuartas partes de estas piezas están compuestas de plástico, lo que tardará millones de años o siglos en descomponerse.

En Australia, incluso se han encontrado refrigeradores. Pero otros objetos de mayores dimensiones pueden terminar flotando en la superficie del mar. Una de las mayores preocupaciones son los barcos de carga, que a veces pueden llegar a perder algunos de sus contenedores y que no son fáciles de hundir.

Britta Denise Hardesty  de la Organización de Investigación Científica e Industrial de Australia (CSIRO) explicó que en la zona costera del oeste de Australia, donde se cree que el avión pudo haber impactado, flotan entre 5 mil y 30 mil restos minúsculos de basura en cada kilómetro cúbico de agua.

Las acumulaciones de basura incluso llegan a formar islas. El caso más grave lo encontramos en el norte del Océano Pacífico con el Great Pacific Garbage Patch, que tiene el tamaño de Europa central es decir, más de 700 mil kilómetros cuadrados.

No olvidemos que estas islas de basura también ponen en riesgo a la vida marina. Por ejemplo, las tortugas marinas como la laúd confunden a las bolsas de plástico con medusas, su alimento habitual, acabando con ellas, de acuerdo a Stephan Lutter, del Fondo Mundial para la Conservación (WWF).

Igualmente, los albatros ingieren bolsas de plástico como si fueran alimento. Se han encontrado en sus estómagos linternas y redes usadas por pescadores, balones de fútbol, tapones de botellas, etc. A decir de Hardesty, “las aves se están muriendo de hambre, con el estómago lleno.”

Las corrientes de agua hacen que el problema de la basura se convierta en un tema de interés mundial y social, pues la basura no se queda en un sólo lugar. Una bolsa de plástico que se lanza al mar en África puede aparecer en Indonesia. Por lo que se vuelve una responsabilidad de todos. Evita el plástico y reduce tus residuos.

 

Fuente: La búsqueda del avión de Malaysia Airlines recuerda que a diario se tiran 8 millones de piezas de basura al mar (Emeequis)