Indígenas de EE.UU dicen NO a Keystone XL y exigen cita con Obama

11 tribus indígenas dicen sería un genocidio ambiental la construcción del oleoducto Keystone XL, que transportará arena de alquitrán petróleo desde Alberta, Canadá, hasta el estado de Texas en EE.UU.

No sólo los grupos ambientalistas están en contra de la construcción del contaminante oleducto de petróleo Keystone XL, de la empresa TrasCanada. También se suman a la larga lista de opositores de proyecto 11 tribus de indígenas que desde hace ya bastante tiempo se movilizan para frenar esta impactante obra.

Hace algunos días los líderes de 11 tribus indígenas iban a intentar llegar a un acuerdo con los  funcionarios federales de Rapid City, en Dakota del Sur, sin embargo la reunión fue cancelada por los mismos líderes quienes exigieron reunirse con el propio presidente Barck Obama para que se haga cargo de la ya dilatada situación.

“Solo me reuniré con el presidente Obama”, señaló ex jefe de la tribu Oglala, Siux Byan Brewer, quien se molesto visiblemente por los voceros de “bajo rango” que les enviaron.

Keystone XL pretende cruzar todo el país, pasando por 6 estados hasta llegar hasta Alberta en Canadá transportando petróleo y que en su trayecto pasará por los acuíferos Ogallala -que es el más grande del país -y Carrizo-Wilcox. Los daños ambientales podrían ser terribles, ya que aumentará  27,6 millones de toneladas CO2, se destruirán gran cantidad de hábitats que albergan a más de 24 especies endémicas de animales, el agua será contaminada y además pasará por varios lugares sagrados para las comunidades indígenas.

Las tribus temen que una vez más sus derechos sean pisoteados, pero esta vez el enemigo no es un baquero pistolero racista. “Nos encontramos víctimas de otra forma de genocidio, y es el genocidio del medio ambiente, y es causada por las industrias extractivas”, agregó Brewer.

Desde que se anunció el proyecto varios sectores alzaron la voz. Antes de ser reelecto Obama había rechazado el oleoducto y dio luces deque no se desarrollaría, pero las cartas del juego cambiaron y ahora millones de estadounidenses quieren que Obama cumpla su palabra.

Links:

Fuente: Lakotas, Sioux y Cheyenes (Pressenza)