Aléjate de la lista negra de las cosas que nos envejecen

Tener entre 45 y 70 años no es sinónimo de vejez; muy por el contrario, estamos en la plenitud de la vida. Los hijos ya han crecido, disponemos mejor de nuestro tiempo y también disfrutamos de las cosas simples de la vida.

Por Héctor Valdés, médico cirujano.

Por esto el verano es un estupendo tiempo de reflexión sobre nosotros mismos, sobre lo que hacemos por nosotros, de lo que nos nutrimos y alimentamos, de la forma cómo comemos, de qué mantenimiento hacemos a nuestro cuerpo, de lo que necesitan cada uno de nuestros músculos y articulaciones, y de cómo dejar los excesos.

Estos llamados excesos los conocemos; se trata de la lista negra, la que nos envejece. El tabaco, el alcohol, un mal dormir, son sólo ejemplos.

Nos debemos cuidar de todo esto para poder disfrutar la vida y así poder estar en forma a los 50, a los 60 y también a los 80 años.

Más: Consigue unas piernas de diosa todo el verano con estos tips

Nuestros ancestros han venido celebrando este solsticio desde tiempos remotos. Los días son más largos y todas las estaciones anteriores han hecho su trabajo para culminar en la estación de la Abundancia.

El verano trae tiempo suficiente en el día para cosechar, descansar, celebrar y disfrutar de los alimentos frescos y las propiedades curativas del sol.

Por otra parte, antes el calor del verano desanimaba a realizarse en esta época tratamientos de belleza, pero en esta área hay un enorme avance tecnológico que permite cuidar la piel y rejuvenecerla con vitaminas específicas para reparar el daño solar, e incluso con la última tecnología láser para realizarse tratamientos, ¡sin manchas!

Disfrutar de un físico que responda, tener actividad sexual, pasarlo bien y disfrutar ya tampoco es asunto de juventud. Veo en mi consulta pacientes de hasta 80 años que desean un cuerpo para disfrutar de la vida de forma plena, y que se someten a intervenciones para tener un cuerpo que acompañe sus inmensas ganas de vivir, sin complejos a desnudarnos, a bailar, a reír a carcajadas, a seguir soñando, no unas migajas de momentos de juventud, sino plenos y felices.

Definitivamente la belleza es en verano y siempre. Sin excusas.

Más

Fotógrafa retrata cómo es la belleza alrededor del mundo

Include SSI