logo
Actualidad 28/04/2021

Así puedes aprovechar los desperdicios alimenticios para hacer abono orgánico

Una de las claves y secretos de las plantas saludables es la tierra, sus nutrientes y el abono.

Tener una planta saludable, más aún si está dentro del hogar, es el sueño de toda mujer ama de casa. Pero, para lograr plantas hermosas todo empieza por el buen cuidado y mantenimiento de las mismas desde que están pequeñas y comienzan a crecer.

Una de las claves y secretos de las plantas saludables es la tierra, sus nutrientes y el abono que se utiliza, mejor aún si dicho abono es orgánico.

Ahora, una de los métodos más efectivos para fabricar abono orgánico es usando los desperdicios alimenticios. De seguro que usando esta técnica te ahorrarás algo de dinero y tu bolsillo te lo agradecerá.

Aprovechar los alimentos

Para realizar el abono orgánico se pueden utilizar algunas sobras de comida que normalmente se tirarían a la basura.

Como mencionamos anteriormente, tú puedes aprovechar los desperdicios alimenticios para hacer abono orgánico.

La “composta”, o abono orgánico como también se le conoce,  es la mejor forma de abastecer de nutrientes a la tierra, lo cual tiene un impacto decisivo en el crecimiento saludable de nuestras plantas y huertos.

Esta se obtiene a partir de materiales orgánicos, es decir restos de vegetales en combinación con algo de tierra.

Para realizar el abono orgánico se pueden utilizar algunas sobras de comida que normalmente se tirarían a la basura, así que también es una forma de reducir el volumen de desperdicios.

Por otro lado, si la utilizas para abonar tus propias hierbas u hortalizas estarás seguro de que tu cosecha es 100% orgánica. 

Para hacer un buen abono orgánico o composta solo se requieren tres pasos:

Cómo hacer abono orgánico

Los materiales naturales

Puedes elegir desperdicios de alimentos verdes que añaden cantidades de nitrógeno y carbono al abono orgánico. 

El procedimiento de elaboración es muy sencillo. Debes escoger un recipiente en el que vamos a colocar todos los componentes. Puede ser cualquier tipo de recipiente, el único requisito es que no esté en contacto directo con el suelo.

Primero, debes elegir qué materiales incluirás en tu abono orgánico. Cada uno tiene un tiempo de descomposición diferente y es bueno incluir una variedad de elementos distintos.

Puedes elegir desperdicios de alimentos verdes que añaden cantidades de nitrógeno y carbono.  Dentro de los alimentos ideales están los restos de fruta, café, paja, plantas, pétalos de flores, cascarones de huevo y frutos secos.   También se pueden espolvorear pequeñas cantidades de cenizas.

La humedad

El siguiente paso es regar el “compostero”. Uno de los aspectos imprescindibles del abono orgánico es la humedad, no puede faltarle. Pero siempre en cierto grado, tampoco debe estar empapado.

Es necesario regarlo de vez en cuando pero sin encharcarlo, aunque asegurándonos que la humedad llegue a cada una de las capas.

Así, poco a poco, irá formándose una tierra marrón inodora que posteriormente utilizaremos para enriquecer los cultivos.

Esperar por la degradación

Lo que sigue es esperar a que esta materia orgánica se descomponga.

Si la composta cuenta con las condiciones ideales de humedad y temperatura se podría tener algo listo en el fondo del contenedor donde se coloque en una o dos semanas. 

Recuerda que entre más triturados estén los alimentos que pongas más fácilmente se degradarán.

La maduración

Cuando los alimentos alcanzan un grado superior de degradación esto se conoce como “humus”.

Este es el material que podremos agregar para enriquecer el sustrato de nuestras plantas a sabiendas de que el realizar la composta correctamente nos da un abono orgánico, sumamente nutritivo  y libre de patógenos y elementos tóxicos.

En la naturaleza no hay desperdicios, su ciclo natural es que todo lo que perece se reintegra a ella y renazca de alguna otra forma.

La naturaleza es tan maravillosa que también puedes utilizar los restos de comida para plantar tu propio huerto pues hay una serie de vegetales que pueden crecer a partir de tallos.

Ventajas del abono orgánico

El abono orgánico también mejora la nutrición de las plantas por lo que se obtienen cosechas más fuertes y sanas. 

El “compost” o abono orgánico es materia orgánica que se puede añadir al suelo para ayudar a las plantas a crecer.

Te presentamos algunas ventajas y propiedades del abono orgánico fabricado a partir de desperdicios alimenticios:

– El abono orgánico, como su nombre indica, no posee restos de elementos químicos.  Hacen subir la temperatura del suelo favoreciendo la formación y el desarrollo de las raíces.

– El abono orgánico también mejora la nutrición de las plantas por lo que se obtienen cosechas más fuertes y sanas.

– Este tipo de abono natural ayuda a mejorar la absorción de los nutrientes de la planta, vuelven al suelo más rico en nutrientes y, esto se traduce en una disminución del uso de fertilizantes químicos, que además son bastante costosos.

Mas de este tema:

Alimentos que puedes congelar y que no perderán sus propiedades

Dime qué tipo de mamá tienes y te diré cuál es el teléfono que necesita

Características que revelan que eres una mujer exitosa y debes estar orgullosa

Te recomendamos en video: