Una mujer consigue trabajo en un asilo de ancianos para cuidar más de cerca a su papá

Cuando una relación es tan estrecha, ninguna hija puede dejar abandonado a su papá en un asilo de ancianos.

Las personas mayores se han visto sumamente afectadas durante esta pandemia ya que son la población más vulnerable al virus por lo que han tenido que cuidarse mucho más y seguir estrictamente las normas del distanciamiento social. Este tipo de medidas fue lo que llevó a una mujer a convertirse en voluntaria en un asilo de ancianos donde reside su padre para pasar tiempo con él después de que ambos se separaran por órdenes de cierre por coronavirus.

Según reseña el portal Fox News, Nina Ambrose estaba encantada de celebrar el cumpleaños de su padre, Roger, con él en persona el mes pasado, gracias a su puesto en el asilo de ancianos Manor Lodge en Chelmsford. Ambrose fue suspendida de su trabajo en cosméticos esta primavera y comenzó a trabajar como voluntaria en el hogar de retiro para poder ver a su papá en medio de las restricciones de visitas.

Cuándo y cómo ver la mejor lluvia de estrellas del 2020 que ocurrirá en noviembre

Las Leónidas es el nombre de esta lluvia de meteoros brillantes

Una mujer consigue trabajo en un asilo de ancianos para cuidar más de cerca a su papá

La dedicada hija dijo que su posición ha sido una bendición porque puede controlar a su padre de 77 años, que tiene la enfermedad de Alzheimer, y levantar el ánimo de otros residentes durante este momento difícil.

"Es encantador y gratificante hacerlo, me da una rutina y he podido conocer a los residentes y al personal en un momento que ha sido muy difícil para muchos", dijo la mujer en una entrevista. "Además, veo que la historia y el viaje de cada persona es diferente".

mujer

Ambrose comenzó a trabajar como coordinadora de actividades y eventos en Manor Lodge tres días a la semana desde abril y puede visitar a su papá después de cada turno.

Su padre, un camionero jubilado, ha tenido Alzheimer durante 12 años y ha estado empeorando durante los últimos seis meses. Ambrose dijo que ella y su padre son tan cercanos como "guisantes en una vaina" y que fue desgarrador estar separados durante cinco semanas cuando comenzó la cuarentena.

"Papá y yo siempre hemos sido muy unidos, somos como guisantes en una vaina", explicó. También comentó que en cierto sentido su padre inspiró su trabajo actual, ya que se ofreció como voluntario a menudo después de jubilarse.

Ahora, la mujer dijo que está agradecida de hacer una diferencia durante este momento difícil. "Me encanta", dijo Ambrose sobre su trabajo en el asilo de ancianos. "Hace que los residentes sean tan felices, cuando entro, comienzan a aplaudir y a decir, 'canta, canta', y recuerdan todas las canciones antiguas".

mujer

"No hubiera considerado hacer este trabajo antes, pero esto me ha inspirado absolutamente", dijo. "Siento que tengo mucho para dar. Me encanta hacer feliz a la gente y hacerla sonreír". La cariñosa hija también se enorgulleció cuando el Museo Empathy en Londres compartió recientemente la historia de su padre.

En un consejo para otras personas que cuidan a sus seres queridos mayores, Ambrose dijo que eligieran animar a "todas las personas que puedan y alejarlas de la tristeza”. “Pueden aprovechar lo que hizo feliz a la gente y las actividades que alguna vez disfrutaron para que puedan volver a hacerlo", sugirió. "Le cuento a papá el mismo chiste todas las semanas y él se ríe a carcajadas".

Un caso similar

Recientemente ocurrió un caso similar en el que una mujer no había visto a su esposo, Steve, en 114 días después de que una orden estatal prohibiera los visitantes a los centros de atención debido a la pandemia de coronavirus.

Steve, de 66 años, que tiene la enfermedad de Alzheimer de inicio temprano, reside en una unidad de cuidado de la memoria de un asilo de ancianos, pero su esposa Mary recibió una noticia devastadora de parte de ellos.

VIDEO: Pareja de casados se reencuentra después de pasar siete meses separados y ya creemos en el amor

Después de 215 en cuarentena, el amor de esta pareja triunfó y lograron reencontrarse.

"Entre el 10 de marzo y el 11 de marzo me llamaron y me dijeron: 'No puedes regresar'''. Pero eso no la detuvo, ya que se le ocurrió una idea creativa y se acercó al personal de Rosecastle y les preguntó si podía ofrecerse como voluntaria u obtener un trabajo en el asilo de ancianos solo para tener la oportunidad de ver a su esposo en persona nuevamente.

Después de conseguir el empleo, cuando la pareja finalmente se reunió en persona, su esposa dijo que Steve se llenó de lágrimas e incluso dijo su nombre, una señal de que reconoció a su pareja.

También te puede interesar:

Treintañeros viviendo con sus padres: de las burlas a la nueva normalidad

Del refugio a mascota del presidente: así es la historia de Major, el primer perro rescatado que vivirá en la Casa Blanca

El embarazo adolescente reproduce la pobreza en América Latina: estudio de la ONU

Te recomendamos en video