Los hombres también se hagan responsables de la prevención de embarazos

Las mujeres siempre hemos cargado con todo el peso de los métodos anticonceptivos pero es momento de que los hombres también se hagan cargo

La invención de la píldora anticonceptiva marcó un parteaguas en la lucha por los derechos de la mujer. Desde entonces, se han desarrollado otros tipos de anticonceptivos de acción prolongada que protegen de un embarazo no deseado. Hoy existen alrededor de 11 métodos para elegir, incluidos los métodos de barrera, los métodos hormonales y los LARC. Mientras que los hombres cuentan con 2 opciones de gran efectividad: el condón masculino y la vasectomía.

Sin embargo, existe un gran debate en torno a la responsabilidad que cada uno adquiere en torno a los métodos anticonceptivos y la planificación familiar.

Durante siglos las mujeres hemos cargado con la parte más grande de la responsabilidad después de todo somos nosotras quienes cargamos con un embarazo, deseado o no deseado. Somos nosotras quienes damos a luz y quienes sufrimos los estragos en nuestro cuerpo. Los hombres por su parte, asumen que su única responsabilidad es la de proveer económicamente. Irónicamente hay quienes ni siquiera asumen esta parte y termina siendo la mujer quien lo hace.

pastillas anticonceptivas

Las mujeres también asumimos la mayor parte de las cargas financieras, relacionadas con la salud así como con la anticoncepción. En general, los métodos femeninos tienden a ser más costosos que los masculinos porque la mayoría requieren al menos una visita al médico (y las citas no suelen ser baratas) y algunos implican una receta renovable, lo que quiere decir que es una inversión constante. Por si fuera poco, muchos planes de seguro no cubren la anticoncepción 

Otro punto importante es que los métodos anticonceptivos hormonales pueden tener efectos secundarios más graves que los masculinos. Esa es una de las razones por las que muchas mujeres los suspenden.

La realidad es que a los hombres se les hace fácil decirle a una mujer "que se proteja ella", "que tome pastillas", "que se ligue las trompas"  o peor aún, "que confíe en él" cuando ella no recurra a alguno de los métodos mencionados por miedo a sus efecto, pero él no quiere usar un simple preservativo.  

Sí, las mujeres tenemos muchas opciones para no quedar embarazadas e incluso si todo falla, podemos recurrir a la famosa "píldora del día después" y si estamos seguras de que nunca queremos tener hijos, podemos someternos a una cirugía mayor e irreversible para atar las trompas.

comdom98

Como si el peso de la responsabilidad intrínseca que tenemos no fuera suficiente, el acceso a la anticoncepción no es tan simple. Así como sucede con el acceso al aborto, las mujer tenemos muchas barreras. La indiferencia y falta de participación de los hombres en cuanto a métodos anticonceptivos y el control de la natalidad es parte del problema y cada vez es más inaceptable e injusto.

Los hombres pueden usar condones, una solución barata, efectiva y fácil de conseguir sin repercusiones negativas para su salud. ¡En serio es lo más básico y más efectivo! No sólo nos protege a las mujeres de un embarazo no deseado sino que garantiza que ambos estemos protegidos de enfermedades de transmisión sexual (ETS).  Tristemente muchos hombres se quejan de que los condones disminuyen su placer e incluso que les provoca malestares y por eso no quieren usarlos. Muchos otros los usan pero son capaces de quitárselo en medio del encuentro sexual (y eso, estimados es una violación). 

Por supuesto, los hombres que buscan una solución anticonceptiva a largo plazo pueden someterse a vasectomías, un procedimiento mínimamente invasivo que los hace incapaces de embarazar a una mujer. No tiene efectos secundarios adversos y es a menudo reversible (dependiendo de cada caso) y no, no afecta el líbido ni tampoco cancela su virilidad.

Hoy más que nunca es importante hablar abiertamente de los métodos anticonceptivos y de entender por qué es responsabilidad de ambas partes. Así como lo hemos hecho las mujeres durante tantos años, los hombres deben asumir su rol en la anticoncepción, con todo y la incomodidad, los gastos y los efectos secundarios incluidos. Nadie pretende coartar su libertad ni tampoco poner una barrera que les impida disfrutar de su sexualidad. Es el hecho de respetar nuestros derechos, de alcanzar esa equidad de género por la que tanto estamos luchando y que ambos seamos libres de disfrutar plenamente de la vida.

pareja

Más de este tema

Mientras se criminalice el aborto, las mujeres seguirán muriendo en clínicas clandestinas

Maternidad forzada: la dura realidad de los embarazos no deseados

Por qué es tan importante hablar sobre el acceso gratuito al condón femenino

Te recomendamos en video