En medio del tiroteo, estudiantes enviaron aterradores mensajes a sus padres

El asesino fue capturado por la policía pero nadie puede revertir la masacre que cometió

17 estudiantes de secundaria y maestros fueron asesinados el pasado miércoles 14 de febrero, durante un tiroteo en una escuela de Florida. El incidente se convertiría en uno de los tiroteos masivos más mortales en la historia de Estados Unidos.

Alrededor de las 2:30 p.m., un tirador ingresó a Marjory Stoneman Douglas High School en Parkland, Florida con un AR-15, un rifle semiautomático de uso militar que también fue utilizado en los tiroteos de Orlando, Las Vegas y Sandy Hook. Según los informes, el sujeto activó la alarma de incendios de la escuela para incitar el caos, y luego comenzó a disparar al azar y sin piedad contra todos.

"Todos estaban tranquilos en los salones y pasillos. Luego vimos a un grupo de maestros corriendo por la escalera, y luego todos comenzaron a correr", relató uno de los estudiantes a CBS.

Los estudiantes y profesores se encerraron en las aulas, mientras las balas golpeaban las paredes. El miedo y la incertidumbre invadieron a todos pues el estruendo era tan fuerte que parecía que tenían al tirador de frente. Algunos padres relataron que comenzaron a recibir mensajes de texto de sus hijos, quienes tenía mucho miedo de hablar por teléfono, pensando que el tirador podría escucharlos y atacarlos.  "Es la peor pesadilla no tener noticias de mi hija durante 20 minutos. Fueron los 20 minutos más largos de mi vida", afirmó uno de los padres.

Los mensajes de texto eran horripilantes en todos los sentidos, La mayoría decía que no sabían si sobrevivirían al tiroteo en la escuela.

"Si no lo logro, tienes que saber que te amo y aprecio todo lo que hiciste por mí"

 

El anterior, fue un mensaje de Sara, estudiante que se escondió en el baño durante dos horas mientras le enviaba mensajes de texto a su familia. Por fortuna, salió ilesa.

"Esto no ha terminado, estamos encerrados. No es posible salir", dijo un chico, en un intento de mantener a sus padres tranquilos mientras se escondía dentro de su salón de clases. "Hazte el muerto si el tirador se acerca", aconsejó su padre.

"Esta es una conversación que nadie debería tener con su familia", escribió un alumno que compartió en Twitter capturas de pantalla de otras conversaciones. "Vamos a la escuela para aprender, no para recibir un disparo. Para algunos, esta fue su última conversación con sus seres queridos".

"Te amo", "reza", "quédate ahí", "escóndete", "todo va a estar bien", fueron los mensajes que intercambiaron los jóvenes con sus padres. Para muchos de ellos, fue lo último que hicieron.

 

 

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO