Equidad

¿Qué llevabas puesto cuando te violaron?: la exhibición que cuestiona la idea detrás de un ataque sexual

Pensar en que cualquiera puede ser víctima de una violación es aterrador

La sociedad nos ha hecho creer que la ropa que llevamos puesta le da motivos a los violadores para atentar contra nuestro cuerpo. Pensar que por llevar una falda corta o una camisa desabotonada, es una idea que parece más maldición que nada. Lo cierto es que, para un depravado sexual o un violador, no existe código para elegir a su víctima, salvo la excusa de que "es mujer", "me provocó", "estaba sola", "se me antojó".

Por ello, este proyecto de la Universidad de Kansas, demitifica todo lo que la sociedad nos ha enseñado. y a través de imitaciones de prendas que llevaban las víctimas de violación, demuestran que no importa cómo te veas o qué llevas puesto, sigues siendo una carnada.  Pantalones sastre, leggings ajustados, camisas de cuadros, bikinis con estampados, overoles, disfraces de Halloween y hasta prendas de niñas pequeñas…todas estas prendas haladas en la escena del crimen o en en el armario de la víctima, cuelgan en las paredes de una sala de exhibición.

“Mi camiseta amarilla favorita, no recuerdo qué pantalones llevaba puestos. Recuerdo que estaba muy confundida y solo quería salir de la habitación de mi hermano y volver a mirar los dibujos animados.”

Bajo la interrogante: "¿Qué llevabas puesto cuando te violaron?", el Centro de Educación y Prevención de Violencia Sexual de la Universidad de Kansas, en Estados Unidos muestra el horror y la indignación impregnados en la tela.

“Un vestido de verano. Meses después, mi madre miró mi armario y empezó a quejarse de que nunca volví a ponerme uno de mis vestidos favoritos. Tenía seis años.”

 

"¿Qué llevabas puesto cuando fuiste violada?", una pregunta inevitable que se pasa por la mente de más de una persona cuando escucha el testimonio de alguien que fue atacada sexualmente. Pero es una pregunta que no debería hacerse. La vestimenta, la hora y la zona, no deberían provocar una violación sin embargo, existe una tendencia a culpabilizar a las víctimas y a señalar sus prendas de "provocativas", "promiscuas" o "indebidas".

La exposición está compuesta por 18 historias reales de 18 mujeres y niñas y aunque se trata de imitaciones de la ropa que llevaban puesta, se explica que ésta pudo haber sido "cualquier camiseta o cualquier pantalón". La inspiración para el montaje vino de un poema realizado por la doctora Mary Simmerling, profesora de Investigación e Integridad en Medicina, titulado 'What I Was Wearing' (Qué llevaba puesto) qué cuenta las prendas que vestía el día que fue violada.

"una camiseta blanca
de algodón,
manga corta
y cuello redondo

todo metido en
una falda de mezclilla
que llegaba justo por encima de las rodillas
y con cinturón en la parte superior

debajo de todo esto,
un sujetador de algodón blanco
y calzoncillos blancos
(aunque probablemente no un conjunto)

en mis pies
tenis blancos
pendientes de plata y brillo labial.

esto es lo que estaba usando
ese día
esa noche
del 4 de julio
de 1987″

– Mary Simmerling