Malu Custer Edwards, Micky Hurley y la niñera Felicitas que denuncia esclavitud en NY

La historia ha sido publicada en variados medios norteamericanos e ingleses. La niñera acusa haber sido violentada y obligada a trabajar por parte de la socialité chilena.

Érase una vez en un país muy, muy lejano… una familia de ricos y famosos que vivían con lujos impensados para un ciudadano de clase media y baja. Comían caviar, caminaban a diario por Upper East Side en Nueva York y tenían muchos compromisos sociales de alto nivel. Pero un día vino la nana chilena que los acusó de esclavizarla, encerrarla, no darle comida e incluso maltratarla físicamente.

Este podría ser fácilmente el arranque de un idílico cuento para niños, pero no. Aunque suene cliché la realidad supera a ficción.

Malu Custer Edwards y Micky Hurley llevan 10 años de casados y una vida de película en Nueva York, pertenecen a la alta sociedad chilena y ahora se codean con la norteamericana. Tienen tres hijos y son una de las parejas más cool del momento para los fanáticos chilenos del esnobismo.

Hoy se encuentran en pleno litigio con Felicitas del Carmen Villanueva Garnica quien fuera la nana de sus hijos hasta el 2011. La corte federal de Manhattan está investigando una demanda en su contra.

Todo comenzó el año 2010 en el cual Villanueva fue contratada para cuidar a los hijos de la pareja. Poco tiempo después Malu -nieta del dueño de El Mercurio (Agustín Edwards Eastman)- decidió irse a vivir a la gran manzana para estudiar diseño en la New School. En ese momento le ofrecieron a la nana acompañarlos en esta nueva vida prometiendo el sueño americano. La mujer tendría mejor salario, seguro de salud, atención médica, alimentos, ropa y alojamiento, de acuerdo con documentos de la corte revelados por The New York Post, medio que investigó y reveló todos los pormenores de esta historia.

Los planes eran promisorios y vislumbraban una gran oportunidad inigualable en la vida de la mujer que hoy tiene 50 años. Sin embargo, al llegar a NY las cosas cambiaron de color y todo se puso gris.

Según la demanda de Felicitas, la pareja se comprometió a pagarle 10 dólares la hora y solo le cancelaban USD 2. En tres meses de trabajo la nana tuvo horarios diarios de 12 horas cuidando a los pequeños y los Hurley Custer en todo ese tiempo solo le dieron un día libre, el cual según ella fue el Día del Presidente -tercer lunes de febrero, en pleno invierno- en 2011, cuando Malu le habría obligado a salir a pesar de la nieve y el frío.

De acuerdo a la información del propio The New York Post, el abogado de la pareja, Robin Alperstein, les informó que “Las afirmaciones son completamente sin mérito y estarán completamente refutadas en la corte”. Pero de eso no hay nada aún.

Villanueva, informó en la corte que la familia adquirió un pasaporte ilegal para que ella entrara al país y que la nieta de Edwards le dirigió a través de encuentros con funcionarios de inmigración en Chile y Estados Unidos.

La mujer además, cuenta que los niños se estaban tornando muy violentos con ella, que su jefa no le creía y que comenzó a sacar fotos de las agresiones. Incluso una vez le habrían golpeado con una silla. Para Felicitas el problema radicaba en la comida, según ella esta no era suficiente. Los documentos investigados por el medio norteamericano informan que en la casa solo se compraban pequeñas cantidades de leche, yogur, huevos y pan y ‘nada más’. La niñera declaró que se dio cuenta que los niños se ponían más agresivos cuando tenían hambre lo que ocurría con frecuencia.

Felicitas también habría sido encerrada en una habitación por Micky e incluso dormido en el suelo. Era como una esclava.  Fue tanta la tortura para la mujer que a los dos meses pidió a sus jefes regresar a Chile, pero Malu se habría negado argumentando el contrato que existía de por medio. “Ellos me decían que no tengo ningún derecho de ningún tipo”, comentó la niñera al New York Post.

Felicitas habría aprovechado el día libre para ir al consulado de Chile en NY, sin embargo, por se un día festivo lo encontró cerrado. Finalmente, logró comunicarse con Safe Horizon -organización que ayuda a las víctimas de violencia domestica- pero no se decidió hasta un mes después a escapar de la casa de Upper East Side.

La niñera finalmente el 14 de marzo 2011 tomó la decisión de salir para siempre de aquel lugar, lo que la alentó a escapar fue un violento golpe recibido con la puerta del refrigerador el cual casi le deja inconsciente. Después de eso la mujer se fue de ahí sin dinero ni pertenencias. No tenía idea donde ir, solo quería irse de ahí.

Finalmente, logró comunicarse con Safe Horizon que la ayudaron pero no fue suficiente ya que Villanueva aún se encuentra en NY esperando por su VISA para regresar a su país.

Luego de escapar Felicitas fue diagnosticada con encefalitis y síndrome de estrés post-traumático. Además, el Departamento de Trabajo del Estado ordenó a la pareja a pagar USD 6.302 a Villanueva por salarios atrasados.

Esperemos que más adelante podamos contarles un final feliz…