Salud

¿El aroma de la infancia derrota a la depresión? Esto es lo que dice un estudio

La terapia olfativa podría ser una solución a los problemas de emoción

Si de pronto sientes el olor de una persona, aunque no esté presente, podría tratarse de una alucinación

La Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh, aseguró gracias a una investigación que los olores familiares y de recuerdos de la infancia pueden a llegar a ser más efectivos que las palabras para superar los distintos niveles de depresión.

Los resultados publicados el pasado mes de febrero en la revista JAMA Network Open bajo el título “Recuerdos autobiográficos siguiendo el olor frente a las señales verbales entre adultos con trastorno depresivo mayor”, explican que los olores del pasado podrían usarse en el entorno clínico para ayudar a las personas deprimidas a salir de los ciclos de pensamiento negativos.

El poder del aroma

Los autores aseguran que el trastorno depresivo mayor (TDM) implica déficits en el recuerdo de la memoria autobiográfica, que se cree que se derivan de interrupciones en el recuerdo esforzado. Comprender si estos déficits se alivian cuando el recuerdo se estimula de manera más directa, como por las señales de olor, podría conducir a intervenciones terapéuticas.

Recomendados

Aprovecha los cristales y los aromas

Los participantes del estudio interactuaron con diversos aromas familiares, desde naranjas y café molido hasta betún para zapatos, e incluso Vicks VapoRub, muy utilizado en la niñez gracias a que es de venta libre para tos y dolores de garganta.Tras el proceso olfativo también se les solicitó pensar en a un recuerdo específico, sin importar si era bueno o malo.

Los resultados que más sorprendieron al equipo de profesores de la casa de estudios terciarios estadounidenses fue que se descubrió que el recuerdo era más fuerte en las personas deprimidas que recibían señales de olor en lugar de señales de palabras.

Los recuerdos provocados por los olores también eran mucho más vívidos y se sentían más inmersivos y reales. Aunque no se pidió a los participantes que recordaran específicamente recuerdos positivos, los resultados señalan que los participantes eran más propensos a recordar eventos favorables.

Tags

Lo Último


Te recomendamos