Psico

Recibir halagos, ¿por qué nos hace sentir incómodas?

Un halago o cumplido es algo positivo, pero hay factores que hacen sentir a quien lo reciben incómodos y aquí te lo contamos

Recibir halagos, ¿por qué nos hace sentir incómodas?
Recibir halagos, ¿por qué nos hace sentir incómodas? A veces nos da pena, otras no recibir cumplidos y hasta que nos ofrezcan flores (Foto: Freepik)

Leonor es una mujer muy bella y llama la atención donde quiera que camina. Muchos se voltean a mirarla por lo atractiva que es y algunos hasta se atreven a decirle: “¡Qué bella eres, mujer!”, “Con ese vestido te ves genial”, “¡Guapa, guapa guapa!”, “Si quisiera una novia, quiero que sea como tú”, son algunas de las frases para halagarla y ella por pena apura el paso.

PUBLICIDAD

Pero ¿Qué es exactamente un cumplido? Según los expertos es una conducta verbal específica que resalta las características positivas de una persona.

El cumplido funciona como un reforzador social y ayuda a hacer más agradables las interacciones entre las personas.

Cuando lo recibimos, la persona que lo emite está resaltando alguna característica positiva; por eso no habría razón para que nos sintiéramos incómodos cuando alguien nos llenara de ellos.

La realidad a veces es otra y hay muchas personas que estos halagos los hace sentir incómodos, tal como le sucede a Leonor cuando le toca lidiar a diario con alguna de estas frases.

Y ¿por qué la hace sentir tan incómoda? A todos nos gusta escuchar cosas agradables de nosotros, nos hace sentir bien. Sin embargo, en nuestra sociedad es poco frecuente el intercambio de verbalizaciones positivas. Utilizamos poco el refuerzo positivo, siendo más habitual el castigo.

Según el portal La Mente es Maravillosa, lo “bueno”, “positivo”, “lo que nos gusta y agrada”, se considera que es “lo que debería ser” y, por lo tanto, ¿para qué hacerlo saber? Esta es la razón por la que es poco frecuente escuchar o hacer cumplidos.

PUBLICIDAD

Podemos sentirnos “cortados”, “cursis”, “tontos”, “ridículos”, etc. Sin embargo, si creemos que el refuerzo es mejor que el castigo, estaremos motivados para cambiar y convertirnos en personas más gratificantes y positivas.

Por otro lado, cuando alguien nos hace un cumplido podemos sentir sorpresa, extrañeza y, en casos extremos, hasta puede que nos riamos de la persona que nos lo hace. Por eso es importante saber recibir cumplidos y no solo saber hacerlos.

Ventajas de un cumplidos

Pese a que Leonor le cuesta aceptar los cumplidos, son muchas las ventajas que proporciona el saber recibirlos, entre ellas:

  • Conozco lo que le gusta a la otra persona de mí.
  • Ayuda a establecer relaciones de amistad.
  • Disminuye la tensión que se puede generar si me quedo sin palabras por vergüenza o ansiedad o reacciono a la defensiva.
  • Me hace sentir bien. A todos nos gusta que nos reconozcan nuestras cualidades, méritos y habilidades.
  • Indica que he oído y aceptado lo que la otra persona me ha dicho.
  • Refuerzo a esa persona por haberme dado un cumplido y aumento la probabilidad de que me haga más cumplidos en el futuro.

Por qué nos bloqueamos para recibirlos

En el caso de Leonor, cualquier cumplido que recibe le hace tener una reacción negativa y esto sucede por varias razones:

  • Puede ser que detrás de la incomodidad para recibir cumplidos exista la siguiente creencia: “no te fíes si te elogian, algo querrán”. Esta creencia nos lleva a interpretar los elogios como una amenaza o un peligro. Por lo tanto, reaccionaremos con desconfianza, temor, ansiedad o angustia.
  • A veces se ha hecho un uso de estos cumplidos para manipular o crear un clima facilitador/motivador que permita a la otra persona conseguir su objetivo. Esto podría hacer que una frase que ha podido generar emociones positivas en un principio, se valore como negativa y genere respuestas emocionales negativas si es interpretada como una manipulación.
  • “Sé sencillo y modesto, la gente que destaca en el fondo es envidiada”. Este mensaje nos torpedea también el decir cosas agradables de nosotros mismos.
  • “Estará esperando a que se lo devuelva”. Ese pensamiento en muchas ocasiones es irracional, pues nos sabemos lo que la otra persona estará pensando. Es mejor pensar que un cumplido se da de manera espontánea y esperar correspondencia.
  • “Es un cumplido sarcástico, lo dice para fastidiarme”. En este caso, esta creencia se puede cambiar por: “puede que sí o puede que no. Acepto el cumplido y, si es sincero, estoy agradecido. Si no lo es, al aceptarlo estoy frustrando en parte sus intenciones”.
  • Pero el principal y más común es la baja autoestima. Estos pueden hacer que el individuo se sienta incómodo porque están contradiciendo sus propias creencias. Por lo general, las personas buscan confirmar y reafirmar las percepciones que tienen de sí mismas, ya sean positivas o negativas. Cuando esta validación no se da, la persona puede sentirse incómoda.

PUBLICIDAD

Recomendados:

Tags


Lo Último