Psico

Soñar con alguien que ya falleció: estas son las diferentes interpretaciones

La aparición de seres queridos fallecidos en los sueños es un fenómeno que ha sido investigado.

Soñar con un difunto puede ser un reflejo de que se echa mucho de menos a esa persona

Soñar con alguien que falleció no es nada anormal para las personas en todo el mundo. No obstante, no por esto es menos impactante para el soñador volver a ver a un difunto en el mundo onírico.

Tales sueños suelen ser sumamente realistas y memorables. Asimismo, de acuerdo a investigaciones, puede resultar en una experiencia tanto agradable como perturbadora o ambas.

¿Qué significa soñar con alguien que ya falleció?

Aquellos que llegan a tenerlos suelen despertar con una gran necesidad de comprender el motivo detrás de estos y si tiene un significado o mensaje. Al respecto, hay varias interpretaciones.

Soñar con alguien que ya falleció según la psicología

Antes de intentar descifrar el significado de soñar con alguien que falleció, es importante tener en cuenta las experiencias recientes del soñador durante su vida de vigilia.

De acuerdo a estudios citados por Healthline, es usual que las personas que han perdido recientemente a un ser querido o padecen de enfermedades terminales presenten estos sueños.

En el primer caso, puede ser parte del proceso de duelo. Mientras, en el segundo, podría tratarse de un “mecanismo de defensa” mientras el paciente se acerca a su propio fallecimiento.

En general, puede ser un reflejo de que se echa de menos a esa persona.

“Nuestros sueños son en realidad procesos inconscientes”

Por otro lado, el psicoterapeuta Matthew Bowes aseguró a AK Lander que “soñar con un ser querido fallecido cuando ha muerto alguien cercano a nosotros es muy común. A veces estos sueños pueden ocurrir durante varios meses, incluso años”.

“La razón principal de esto es que los sueños son la forma en que nuestro cuerpo-mente procesa e integra los eventos emocionales que nos afectan. De hecho, hay mucha evidencia de neurocientíficos que estudian nuestro dormir y soñar para apoyar esto”, afirmó.

“Muchos argumentan que, por extraños y raros que parezcan, nuestros sueños son en realidad procesos inconscientes que no son diferentes a la forma en que pensamos sobre las cosas que nos preocupan cuando estamos despiertos”, explicó.

Sobre la razón por la que estos sueños usualmente son superaros y pueden dejarnos una gran inquietud al despertar, dijo: “La diferencia es que cuando soñamos, las partes del cerebro responsables de nuestro pensamiento racional se apagan y la actividad en los centros emocionales de nuestro cerebro puede aumentar hasta un 30% más que en la vida de vigilia (...)”.

“El sueño está compensando el dolor de nuestra pérdida”

En cuanto a los diferentes escenarios de los sueños, el especialista considera que suelen estar relacionadas a las etapas del duelo: la negación, la ira, la negociación, la depresión y la aceptación.

Por ejemplo, en el caso de la segunda, Bowes señaló: “En sueños, podemos ver a nuestro ser querido enojado, incluso enojado con nosotros. Esto puede ser muy doloroso”.

“A veces puede indicar que cuando se estaba muriendo, nuestro ser querido se sintió muy enojado por lo que le estaba pasando. Es posible que no lo hayan mostrado, pero es posible que lo hayamos sentido, o pueden haberlo mostrado y no sabíamos qué hacer”, destacó.

También podemos haber estado enojados con ellos por no cuidarse adecuadamente, o nos sentimos enojados con los médicos por no salvarlos, o enojados con la vida o con Dios por permitir que esto sucediera…”, dilucidó.

Mientras en la cuarta, resaltó: “A menudo, durante esta etapa, podemos soñar con encontrarnos nuevamente con nuestro ser querido; el sueño está compensando el dolor de nuestra pérdida”.

“Igualmente, podríamos tener sueños más angustiosos en los que sentimos que no somos capaces de controlar la situación de su muerte. Lo importante que hay que recordar acerca de la depresión después de una pérdida es que es una respuesta completamente natural y apropiada”, recordó.

Por su parte, la psicoterapeuta Aubyn de Lisle aseveró al mismo portal: “Nuestros sueños a menudo nos permiten resolver problemas emocionales o asuntos pendientes de una manera libre de las limitaciones de la mente racional”.

“Esto hace que el significado de nuestros sueños sea difícil de entender, siendo la clave para entenderlos a través de la atmósfera, el escenario, los sentimientos y las asociaciones que contienen”, sentenció.

El duelo continúa pese al paso del tiempo

La terapeuta además señala que ver a un difunto en nuestros sueños con el que teníamos una relación cercana también puede significar que todavía estamos de duelo incluso si ha pasado el tiempo.

Es natural que sigamos aferrándonos emocionalmente al ser querido de muchas maneras. Nuestros recuerdos y relación con el difunto estarán conectados con nuestro sentido más profundo de nosotros mismos, nuestra identidad y nuestro sentido del sentido de la vida. Esto es cierto incluso si conscientemente nos convencemos de que hemos ‘superado’ la pérdida”, sostuvo.

El dolor puede continuar golpeando inesperadamente en cualquier momento, y una forma en que se puede experimentar es a través de nuestros sueños, con una poderosa carga que puede ser triste, enojada, amorosa, pacífica o aterradora”, ilustró.

El soñador busca la guía de ese ser querido fallecido

El terapeuta Simon Stafford-Townsend, por otro lado, considera que estos sueños reflejan la necesidad de guía por parte del soñador en ese ser que ya murió.

“Cuando los sueños de seres queridos fallecidos surgen en las sesiones de mi cliente, el trabajo de los sueños a menudo revela que mi cliente está buscando la guía o el apoyo que le falta de esa persona”, apuntó a AK Lander.

“Algo está pasando en su vida ahora, y la persona que más necesitan ya no está aquí. Lo que el sueño revela es que emocionalmente al menos, todavía están aquí porque interiorizamos a personas importantes en nuestra vida (…)”, declaró.

Soñar con alguien que ya falleció según analistas de sueños

La analista de sueños Jane Teresa Anderson expuso en su sitio web que soñar un ser querido fallecido es bastante común tanto si estos sueños están llenos de amor como si resultan aterradores.

Asimismo, recaló que estos sueños son simbólicos y hay diferentes significados dependiendo de lo que ocurra en ellos. A continuación, te presentamos su interpretación de los más recurrentes:

La persona fallecida está molesta o es hiriente

De acuerdo a Anderson, en estos casos, es importante recordar que el difunto “no lo está visitando en su sueño”, sino que el soñador está “soñando con sus sentimientos de dolor por perderlo”.

“Cuando el ser querido fallecido aparece en su sueño enojado, cruel y culpable, él o ella es un símbolo que representa lo que ha perdido y sus sentimientos al respecto”, apuntó.

“Una vez que entiendes esto, estos sueños son curativos, porque son tus propios sentimientos desahogándose de forma segura en tu sueño”, agregó.

La autora de libros aconseja que cuando se tengan este tipo de visiones durmiendo se debe revisar si el soñador está trabajando en las etapas normales del proceso de duelo.

El fallecido y el soñante se reconcilian

Por otro lado, subrayó que también es bastante usual que las personas tengan sueños con seres queridos fallecidos con los que se tenían relaciones complicadas o tensas.

“A menudo, después de la muerte de la persona, es común tener un sueño de reencuentro en el que la persona es cariñosa, amable y perdonadora”, acentuó.

Lo que sucede en estos sueños es que tú eres el que perdona y ama a la otra persona y te perdonas y amas a ti mismo por haber hecho lo mejor que podías hacer”, indicó. “Es un sueño sanador que te lleva hacia una sensación de paz interior”.

Otro punto de vista

Mientras la intérprete de sueños Layne Dalfen opinó a AK Lander que “a menudo, los sueños destacan a otras personas como una forma de señalar un comportamiento que falta en nosotros mismos en una situación actual”.

“Si sueña con un amigo o pariente muerto que cree que fue muy asertivo, tal vez necesite reaccionar como lo harían ellos en la situación”, sugirió.

“Podría soñar con mi difunto padre cuando estoy en un viaje de negocios porque necesito acercarme a esa parte comercial de mí mismo”, ejemplificó.

Igualmente, amplió: “Otra pregunta que podría hacer es si hay alguien en su vida que se está comportando como la persona fallecida en su sueño”.

Los sueños son siempre sobre el soñador

De igual forma, Anderson dijo que soñar con alguien que falleció solo simboliza algo sobre el soñador. “Su cerebro soñador los eligió para que se adaptaran a una parte del personaje en su sueño”.

“Pueden simbolizar un aspecto de su personalidad, o una creencia que comparte, o un conflicto que permanece sin resolver, y eso es solo para empezar”, afirmó.

“Cada sueño es único y son los detalles de su sueño los que ayudan a identificar exactamente a qué área de su vida se dirige”, precisó.

Soñar con alguien que falleció según una tarotista

Por otro lado, la tarotista Victoria Arderius dijo a Clarín que “el significado de soñar con un familiar muerto depende mucho de qué simboliza esa persona para el soñante”.

“Si sueña con su papá y el padre ocupó el rol de juzgador severo, hay que revisar qué cosas está haciendo o qué decisiones está tomando que le hacen ruido, porque siente que están en contra de lo que se espera de él”, señaló.

Igualmente, agregó: “Ahora, si sueña con su abuela, que fue siempre su nido y apoyo, esa es la energía que viene a traer ese sueño, contención que proviene del propio maestro interno que todos llevamos dentro”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos