Salud

Estar despiertos después de medianoche podría ser perjudicial, revela un estudio

Si eres de los que ama madrugar, mira lo que dice esta investigación.

Relógio antigo

Millones de personas en el mundo encuentran paz en la madrugada. Ya sea trabajando o escogiendo esta franja horaria para hacer sus actividades recreativas como tocar algún instrumento, pintar o ver películas.

Pero estar despierto después de medianoche, más allá del bienestar emocional que sientas ahorita, podría afectar tu salud a futuro. A esta conclusión llegaron investigadores de la Universidad de Harvard y de la Universidad de Pensilvania.

Estos científicos se encargaron de estudiar “la mente después de la medianoche”. Indican que en el cerebro se producen ciertos cambios cuando la persona está despierta después de medianoche.

“En específico, los científicos aseguran que permanecer despierto hasta altas horas de la noche puede producir cambios neurofisiológicos en el cerebro que alteran la forma en que interactuamos con el mundo, especialmente las acciones relacionadas con el control de los impulsos (incluidas las asociadas a comportamientos adictivos como el abuso de sustancias y el juego), el procesamiento de la recompensa y el procesamiento de la información, todo sin pensar plenamente en las consecuencias, según un comunicado del Hospital General de Massachusetts”, reseñó al respecto un artículo de la agencia alemana DW.

Esta investigación fue publicada por la revista Frontiers in Network Physiology, titulado: “The Mind After Midnight: Nocturnal Wakefulness, Behavioral Dysregulation, and Psychopathology”.

“Dormir lo suficiente con una interrupción mínima durante la noche circadiana/biológica apoya la cognición diurna y la regulación emocional”, enfatizaron en la publicación, alegando que el sueño “fragmentado” afecta el funcionamiento de la persona al día siguiente, haciendo más propensas a las personas a sufrir de enfermedades psiquiátricas.

También se presentan cambios en la alimentación que poco favorecen al organismo: “Aunque la vigilia prolongada y el sueño insuficiente aumentan la demanda metabólica con un aumento concomitante en la ingesta de alimentos, comer de noche no es únicamente una consecuencia de la demanda metabólica. Por la noche, la elección de alimentos se inclina hacia los carbohidratos, los lípidos y los alimentos procesados, y se aleja de las frutas y verduras, y la ingesta total a menudo supera las demandas calóricas de la vigilia prolongada”.

Un mal dormir también aumenta la toma de decisiones arriesgadas, lo que lleva a la persona a tener poca sensibilidad a los aspectos negativos de las cosas que hace.

Lo recomendable, de acuerdo a los expertos, es procurar tener noches de sueño que inicien antes de medianoche, porque así serán menos propensos a sufrir desregulación del comportamiento.

Tags

Lo Último


Te recomendamos