Pareja

Carrie Bradshaw nos enseña que nunca es tarde para volver a darle una nueva oportunidad al amor

La edad no es un obstáculo para vivir de verdad.

Carrie Bradshaw

Los que no hayan visto And Just Like That, el reboot de Sex and the City para HBO Max, deberían dejar de leer en este momento porque vendrán spoilers. Y es que uno de los temas más relevantes de esta etapa de la historia es la muerte de Mr. Big.

Carrie Bradshaw consigue a su esposo desplomado en el suelo luego de sufrir un infarto y la serie nos muestra cómo ella va lidiando con el luto, con su elegante funeral, la fría realidad de la muerte y la devastadora soledad.

Poco a poco la vida va llevando a la protagonista a no cerrarse del todo al amor, a pesar de sus negativas y su poco interés por volver a salir a conocer a más personas... a los 50 años, lo que lo hace más duro.

Carrie Bradshaw nos enseña que nunca es tarde para el amor

“Sinceramente, la idea de no volver a tenerlo me resulta muy extraña, pero la idea de tener sexo con alguien que no sea Big me revuelve el estómago”, le dijo en una ocasión la protagonista a su fiel amiga, Miranda.

Y es que cuando se trata de un duelo por muerte, o por una relación que finalizó, es fácil caer en negarse a iniciar una nueva relación, primero por el desintéres y segundo, por temor a volver a sufrir.

Incluso, otras llegan a creer que después de determinada edad no vale la pena pasar de nuevo por una etapa de conquista porque ya los mejores años pasaron.

Precisamente, es en este último argumento en el que la serie nos quiere hacer abrir los ojos y darnos cuenta que a los 50 o 60 años las mujeres siguen siendo productivas, pueden explorar su sexualidad, cambiar de carrera, iniciar un nuevo romance, mudarse y más.

Que la edad no determina la manera en la que vamos a vivir y que tampoco puede ser argumento para cohibirnos a experimentar las maravillas de la vida.

Por fin se representan las problemáticas y las vivencias de mujeres que superaron la mediana edad en la televisión y nos inspiran a no dejarnos llevar por estereotipos o prejuicios sociales. A fin de cuentas, solo debemos rendirnos cuentas a nosotras mismas, por lo que siempre valdrá la pena volverlo a intentar.

Tags

Lo Último


Te recomendamos