Salud

Las varices no son cualquier cosa: tips para calmar el dolor y los calambres de tus piernas

Esas leves arañitas tiñendo nuestras piernas no sólo acomplejan sino que producen otras enfermedades

Las varices no son solo esas manchas moradas en las piernas que acomplejan a cualquier mujer, sino que terminan siendo causantes de dolores en las piernas e incluso de problemas vasculares.

Esas leves arañitas tiñendo nuestras piernas son venas hinchadas a causa de una acumulación anormal de sangre debido a la debilidad, a menudo heredada, en las paredes y válvulas de las venas superficiales.

Esto hace que las venas se ensanchen y se dilaten, de manera que la sangre se acumula fácilmente cuando una persona permanece de pie durante mucho tiempo.

Tener varices no sólo produce dolor, también calambres, pesadez en las piernas, edema, aparición de varices con venas visibles, hinchazón, sensación de acorchamiento.

En casos severos pueden aparecer úlceras venosas, dermatitis ocre (oscurecimiento de la piel), o el sangrado en varices complicadas.

La forma más habitual para resolver las varices es la extirpación de las venas varicosas en quirófano.

Actualmente el láser es la opción más recurrida, pero no hay garantía de que no vuelvan a aparecer.

Sin embargo, podemos hacer cosas que disminuyan el dolor y los calambres producidos por las varices.

Aquí te mostramos algunos tips para reducir los dolores:

Piernas en alto

Al llegar a casa, intente relajarse en el sofá y coloque las piernas en alto por al menos 10 minutos. De ese modo, ayudarás a bajar la hinchazón.

Cuando te acuestes, recuerda que siempre es muy indicado dormir con las piernas un poco más elevadas que el cuerpo. No tienes más que poner algo debajo del colchón o un cojín para conseguir esta posición más cómoda.

Ropa adecuada

Las medias de compresión son muy adecuadas, ya que alivian el dolor de un modo bastante efectivo.

Intenta no llevar ropa muy ajustada, ya que con ello dificultamos la circulación de nuestras piernas.

Ejercicio

Evita el sedentarismo. Muévete siempre que puedas, si tu trabajo te obliga a estar sentada, aprovecha los instantes que puedas para moverte.

Al llegar a casa intenta dar un paseo de 20 minutos. Ir en bicicleta también es muy efectivo.

Técnicas naturales

El aloe vera suele ser aconsejado para aliviar la presión de las várices.

Puedes hacerte un masaje con la pulpa del interior. Obtendrás una sensación fresca y relajante.

La aplicación de frío y calor también suele ser indicada.

Empieza con un paño caliente, haciendo presión sobre las varices. Después haz lo mismo pero con un paño de agua fría.

Este cambio de temperatura es muy relajante, efectivo y facilitador para la correcta circulación de la sangre en nuestras piernas.

Tags

Lo Último


Te recomendamos