Pareja

Lo que no sabes sobre la hormona del placer y el amor: la oxitocina

Ayuda al cerebro a sentir cariño por las personas que componen nuestro entorno

El organismo genera hormonas potentísimas que producen bienestar y son útiles para la prevención y la curación de dolencias.

Las emociones, los sentimientos y los pensamientos crean impulsos que orientan estos circuitos hacia el bienestar y la salud, o hacia el dolor y la enfermedad.

La oxitocina y las endorfinas segregadas por el cerebro son sustancias mucho más potentes que algunas de las drogas más conocidas.

Según la médico naturista, Belén Igual, el descubrimiento del decisivo papel de la oxitocina es un hito en la historia de la medicina.

Además ha sido objeto de investigación de la psiconeuroinmunología, que intenta dilucidar los mecanismos implicados en estos procesos.

La hormona está directamente relacionada con el placer y el afecto, ya que ayuda al cerebro a sentir cariño por las personas que componen nuestro entorno, permitiendo sentir hacia ellas lo que no sentimos hacia los desconocidos.

¿Qué es la oxitocina?

La oxitocina es una hormona endógena, es decir, que se produce naturalmente en tu cerebro, específicamente en la zona del hipotálamo; pero se almacena y se libera al torrente sanguíneo desde la hipófisis, una pequeña glándula en la base cerebral que produce muchas de las hormonas que controlan los procesos esenciales del organismo.

¿Cuál es la función de la oxitocina?

Las funciones de esta hormona son diversas, las más citadas son sus funciones durante el parto y en el proceso de la lactancia materna.

En el parto, ayuda al cerebro a no asociar todo el proceso del embarazo y parto, con dolor o sufrimiento.

Es en ese momento que la mujer experimenta los mayores niveles de oxitocina, provocando las contracciones del útero necesarias para que el bebé se desplace a través del canal del parto y pueda salir al exterior.

Además que provoca que sientas amor hacia el bebé que acaba de nacer.

En lactancia, la mujer genera oxitocina como en respuesta a la estimulación del pezón por la succión del recién nacido cuando lacta.

El bebé por su parte, produce oxitocina cuando es acariciado por sus padres, en el momento del baño o cuando le dan masajes relajantes para dormir.

Se comporta como un neurotransmisor

La oxitocina se comporta también como un neurotransmisor; y como tal se encarga de transmitir impulsos nerviosos de una neurona a otra; o de una neurona a una glándula o a una célula muscular, reseña el portal Hola Doctor.

Pero no actúa sola, sino que se acompaña de otros neurotransmisores como la dopamina, la serotonina y la noradrenalina; para trabajar en conjunto de una manera perfecta y hacernos pasar por la etapa de enamoramiento y llegar a alcanzar la del amor.

Esos otros neurotransmisores aparecen en más alta cantidad durante los primeros tres a seis meses del enamoramiento; etapa en la cual desarrollamos el amor romántico.

Allí centramos completamente nuestra atención sólo sobre nuestro objetivo, y todo es lindo y perfecto.

Sin embargo, como toda etapa, tiene un inicio, un clímax y un fin, cuando empieza a haber una baja de concentración de ellos en la sangre.

“Hormona del amor”

En cambio, la oxitocina, es en definitiva la “Hormona del amor” debido a que permite crear apego, una etapa de paz, de unión y seguridad en la pareja; al mantener sus niveles elevados y estables después de los seis meses de estar juntos, y posteriormente propicia que puedan llevar a una relación duradera.

Durante las relaciones sexuales se libera oxitocina, la que actúa sobre los sistemas del cerebro relacionados con el refuerzo positivo, es decir, con el placer, incrementando la complicidad, afecto y confianza con la pareja.

Aquellas personas que tienen contacto físico y sexual de calidad frecuentemente, logran mayores niveles de oxitocina.

De este modo, se estrechan y fortalecen los lazos en la relación.

En conclusión, existen muchos determinantes externos para que una pareja sienta atracción, haya acercamiento e incluso enamoramiento debido a la acción en grupo de ciertos neurotransmisores.

Fisiológicamente, la única hormona o neurotransmisor encargado de mantener a una pareja unida y en apego total durante mucho tiempo es la oxitocina.

Tags

Lo Último


Te recomendamos