Psico

Actitudes tóxicas que tienen tus amigas y te hacen más daño de lo que crees

Tus amigas no son perfectas, pero tampoco deberían ser nocivas para ti.

Actitudes tóxicas de las amigas

Muchas veces por “amor” aguantamos actitudes tóxicas justificándolas en el hecho de que son nuestras mejores amigas y hay que estar o soportar los buenos, malos o peores momentos.

Vamos haciendo los límites cada vez más y más largos, dejando de lado el amor propio, hasta que nos generan malestar y se vuelven agotadoras.

En fin, sacrificamos nuestro equilibrio emocional y perjudican nuestro bienestar disfrazadas en una falsa amistad, pero en estos casos, es hasta preferible estar solas.

Actitudes tóxicas en tus amigas que no debes soportar

Te sientes juzgada

Las amigas deberían ser un apoyo, no una inquisición. Si se centran únicamente en tus defectos, cuestionan las decisiones que tomas con tu vida, no te dejan mostrar tu personalidad y te sientes presionada con ser perfecta, esto acabará con dañar tu autoestima, un precio muy alto que pagar por una amistad.

No son confiables

Si cada cosa que les cuentas termina siendo divulgada a los demás, la respuesta es más que clara: no valoran tu privacidad y no son buenos confidentes. El guardar tus intimidades es parte clave de una amistad, porque se fundamenta en el respeto y la lealtad.

Te dan malos consejos

Una verdadera amistad siempre quiere lo mejor para ti, pero si en cambio te alientan a tener actitudes tóxicas, tomar malas decisiones o asumir hábitos destructivos para ti, esta persona es más nociva que positiva.

A veces las amigas son como nuestra voz de la conciencia. Están ahí para recordarnos qué es lo correcto, para apoyarnos e impulsarnos a ser mejores, no, por ejemplo, a volver con esa pareja que nos hizo tanto daño o discutir con tu familia.

No hay reciprocidad

Las relaciones se basan en dar y recibir, así que, si siempre eres tú la que da atención, tiempo, confianza, apoyo, sacrificas cosas para compartir y ves que la balanza no está equilibrada, hay que replantearse esa relación.

Esta es una de las actitudes más tóxicas porque se van convirtiendo en ‘vampiros emocionales’ que te dejan sin energía y sin bienestar emocional.

Tags

Lo Último


Te recomendamos