Menopausia: ¿Cuáles son los cambios a los que experimentamos y cómo enfrentarlos?

Existen una serie de indicios que nos alertan sobre la llegada de la menopausia a nuestras vidas. Te contamos cuáles son y cómo puedes tratarla

En promedio, a los 50 años es el período de la vida de la mujer en que cesan las menstruaciones, debido a que el ovario deja de producir algunas hormonas como estrógenos, andrógenos y progesterona. Este cambio se conoce como menopausia. Antes de los 45, se habla de menopausia prematura y previo a los 40 de menopausia precoz.

Esta situación no es inesperada para la mayoría de las mujeres, pues se presentan signos que lo anuncian. "Calor de improviso, sensación de ahogo, desánimo y sudoración nocturna, son síntomas que se presentan en un 75% de las mujeres durante los primeros 2 años, y es el principal motivo de consulta", señala el ginecólogo de Clínica Indisa, Luis Cruzat.

"Las sudoraciones nocturnas, insomnio, cambios de ánimo, irritabilidad y depresión son otros síntomas que suelen presentarse en esta etapa de la mujer", agrega el especialista en menopausia. No obstante, un 25% de las afectadas permanece sintomática después de 5 años.

¿Tiene efectos?

Efectivamente, la menopausia tiene efectos en aquellas mujeres que la padecen. "Existe temor a envejecer. Se evidencia pérdida de autoestima, se puede presentar inestabilidad conyugal que, sumada a los síntomas vaginales, generan problemas sexuales y de relación de pareja. También hay dificultad de concentración, cansancio, ansiedad, cefaleas, disminución de libido y coexistencia de enfermedades crónicas", explica el ginecólogo Luis Cruzat.

Además, como en este periodo el cuerpo produce menos hormonas, presenta un déficit que puede llevar a manifestaciones de enfermedades, particularmente cardiovasculares, óseas (osteoporosis) y declinación cognitiva (alzheimer), entre otras.

¿Cómo enfrentar la menopausia?

Para tratar la menopausia, hoy existe la Terapia de Reposición Hormonal (TRH), que consiste en la suplementación de hormonas, ya sea en forma oral o transdérmica (parches, gel u óvulos vaginales). "La selección entre uno y otro método depende de las diferencias de las pacientes y su historial clínico, y debe ser recetado por un especialista", señala el especialista.

Con la TRH iniciada precozmente, los riesgos son mínimos con relación a los beneficios, siempre que los estrógenos sean combinados con una progestina adecuada y se realice una evaluación caso a caso. Asimismo, se deben cumplir los controles periódicos una vez al año.

Consultado por los riesgos de dicho tratamiento, el doctor Cruzat aclara que "uno de los grandes mitos es que mediante este tratamiento aumenta el riesgo de cáncer mamario, aunque eso no se ha comprobado totalmente. El riesgo de tener ese cáncer es prácticamente el mismo que se puede tener antes del tratamiento, y si bien no se interrumpe el envejecimiento, se restituye su calidad de vida anterior al climaterio".

No obstante, el manejo global de la menopausia requiere no solo de hormonas, sino de complementarlo con un estilo de vida saludable, que combine una adecuada alimentación, deporte y actividades recreativas, lo que además contribuye a prevenir enfermedades y/o eventuales complicaciones.