Trastornos del sueño: otro de los efectos de la pandemia

Dos especialistas entregaron una serie de recomendaciones para combatir los trastornos del sueño

La nueva rutina a la que nos hemos adecuado debido a la pandemia, ha provocado algunos desórdenes como los trastornos del sueño. Cifras de The Human Data Science Company, IQVIA, indican que la compra de hipnóticos o inductores del sueño, aumentó un 21% el primer semestre de 2020, comparado con el mismo periodo del año anterior.

El psiquiatra y psicoterapeuta de Clínica Indisa, Matías Amenábar en su consulta asegura que "muchas personas se quejan de insomnio y de subidas de peso en las consultas psiquiátricas. Esto se debe en parte a alteraciones en los cuidados del sueño y en los hábitos alimentarios. También muchas personas están comiendo más, pero no por aumento del apetito sino como forma de disminuir ciertas emociones como la ansiedad, angustia y miedo".

Sobre el insomnio, el especialista explica que "se debe principalmente a que la cuarentena produjo una alteración en la higiene del sueño. Es decir, hábitos que antes se mantenían para conciliar el sueño, hoy, producto del teletrabajo y confinamiento fueron modificados y hasta abandonados".

Trastornos del sueño

En esta época de confinamiento, los trastornos del sueño son uno de los más preocupantes ya que arrastran diversas consecuencias. Una de las más graves es la pérdida de la memoria, provocada "por una relación entre malos hábitos, pensamientos negativos y la alteración de procesos biológicos naturales (como la respiración) que no permiten que nuestro cuerpo se recupere".

Otro de los trastornos que se genera al dormir es la roncopatía. Los roncadores pueden enfrentar problemas como la emisión de ruido, lo que puede causar malestar en el ambiente familiar. Sin embargo, también pueden tener otras dificultades como la apnea del sueño, lo que ocurre cuando los roncadores dejan de respirar.

Ambos trastornos están influenciados por factores ambientales, como el consumo de medicamentos para dormir, consumo de alcohol y sobrepeso. No obstante, también pueden tener factores estructurales que faciliten la aparición de estos síntomas.

"Las personas que roncan, y tienen apnea del sueño, tienen la tendencia a despertar cansados, tener cambios en el ánimo por cansancio acumulado, y somnolencia exacerbada en su diario vivir, como quedarse dormidos viendo televisión, en un semáforo o trabajando. Y es que como tiene una mala calidad del sueño, necesitan estos espacios para descansar de día", indica el otorrinolaringólogo, Roberto Arias.

¿Cuáles son las recomendaciones?

Los especialistas de Clínica Indisa entregaron una serie de consejos para combatir los trastornos del sueño. Estos son:

  • Mantener horarios estables para acostarse y levantarse, calculando las horas de sueño necesarias según edad. “La reducción de las horas de sueño y el dormir más de las horas necesarias nos puede afectar negativamente. Evite quedarse en la cama durante la mañana luego de despertarse", sugiere el psiquiatra de Clínica Indisa.
  • Los fines de semana no alterar demasiado el horario de levantada. Ojalá exista una diferencia menor a 2 horas respecto al horario de levantada habitual.
  • Aumentar la exposición a la luz matinal. Abrir las cortinas, o aprovechar de estar frente a la luz en la terraza. "Recibir luz durante la mañana ayuda a sincronizar el reloj biológico y a sentir sueño por la noche", explica Amenábar.
  • Es mejor realizar las actividades más complejas por la mañana que en las tardes. Se recomienda evitar situaciones de estrés por las noches.
  • Reservar su dormitorio solo para dormir y la actividad sexual. Evitar trabajar, estudiar, jugar en el computador o ver algún tipo de pantalla mientras está en su cama.
  • Evitar las siestas, en caso de que tenga mucho sueño, no duerma más de 30 minutos de siesta.
  • Establecer una hora de cierre del trabajo, como señal de que el día laboral terminó. Las actividades pendientes se pueden anotar para disminuir la preocupación por estas.
  • Realizar deporte por la mañana puede favorecer un buen sueño por la noche. Es importante no practicar ejercicios físicos intensos en las horas previas a dormir. Estos deben realizarse a más tardar a tres horas antes de acostarse.
  • Usar ropa de cama cómoda y acogedora. Es importante también la dureza del colchón y adoptar una buena postura para dormir. Se recomienda evitar la posición decúbito prono, que es la postura boca abajo.