Día Mundial de la Diabetes: 8 factores que influyen en el nivel de azúcar en la sangre

El 14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes. Por eso, te contamos cuáles son los factores que inciden en los niveles de azúcar en la sangre

La diabetes es una enfermedad crónica caracterizada por una elevación anormal del azúcar en la sangre (glicemia), sustancia necesaria para el funcionamiento de las células y cuya cantidad que circula en la sangre, es regulada por la hormona insulina.

La diabetes es una patología que puede afectar prácticamente a todos los tejidos y órganos del cuerpo, siendo los más importantes el corazón, los riñones y los ojos. El diabetólogo de Clínica Universidad de los Andes, Álvaro Contreras, explica que el aumento de la glicemia ocurre por dos posibles razones que determinan los dos tipos principales de diabetes mellitus.

Diabetes mellitus tipo 1

Ocurre cuando el páncreas produce menos insulina o no produce nada, lo que es causado por una alteración autoinmune. Esto provoca que no sea posible regular bien la cantidad de azúcar circulante. Por esto, es necesario inyectarse insulina diariamente, de por vida. Corresponde, aproximadamente, al 5% del total de casos.

Diabetes mellitus tipo 2

Es gatillada por la presencia de insulinorresistencia por tiempos prolongados, en la cual el cuerpo no es capaz de utilizar la insulina de manera adecuada, por lo que no puede regular el nivel de glicemia. El 90 a 95% de personas con diabetes, tienen de este tipo.

Además, existe un tercer tipo: la diabetes gestacional. Esta ocurre durante el embarazo y puede tener consecuencias en el recién nacido.

Niveles de azúcar controlados

Quienes padecen diabetes mellitus, deben tratar de mantener controlados los niveles de azúcar pese a que hay varios factores que pueden alterarlos. Entre estos, se encuentran la alimentación, el ejercicio, la hidratación y el consumo de alcohol.

  • Alimentación: es importante que las comidas sean equilibradas, es decir, que incluya verduras y frutas, proteínas, grasas y carbohidratos. Estos últimos deben ser restringidos, ya que influyen directamente en la cantidad de azúcar en la sangre. También se aconseja evitar los alimentos y bebidas con azúcar.
  • Ejercicio: los músculos necesitan glucosa para funcionar, por lo que la actividad física ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre. Mientras mayor la intensidad y el tiempo del ejercicio, más azúcar se consume.
  • Hidratación: una correcta hidratación puede disminuir los niveles de azúcar. Se recomienda consumir, al menos, dos litros de líquido al día.
  • Alcohol: los alcoholes que contienen carbohidratos (cerveza, tragos con azúcar o fruta) pueden subir rápidamente el azúcar en la sangre. Sin embargo, el alcohol también puede suprimir la capacidad del hígado de liberar reservas de glucosa en caso de necesidad. Por eso, el consumo de alcohol puede aumentar el riesgo de bajas de azúcar en la sangre (hipoglicemia) en ciertas circunstancias y agravar las complicaciones de la diabetes, especialmente las relacionadas al hígado.
  • Consumo de medicamentos: algunos fármacos pueden alterar los niveles de azúcar, por lo que se debe consultar al tomar nuevos. Lo más conocidos y usados son los corticoides. El correcto consumo de fármacos para diabetes e insulina inyectable (según el caso), permite un mejor control de la enfermedad.
  • Otras patologías: al enfrentar una enfermedad, el cuerpo puede liberar hormonas que alteran los niveles de azúcar. A esto se suma el consumo de medicamentos para combatir esa patología y los cambios que pueda haber en la rutina, ejercicios y comidas.
  • Estrés: esta situación puede incrementar la liberación de hormonas que pueden alterar la cantidad de azúcar. Este factor es de mayor impacto en diabetes tipo 1.
  • Período menstrual: los cambios en las hormonas pueden repercutir en los niveles de azúcar.

Recomendaciones de un profesional

"La diabetes es una enfermedad sumamente compleja, tanto en su entendimiento como tratamiento. También puede tener múltiples consecuencias para el paciente, tanto a corto como largo plazo. Por esto, es importante seguir las recomendaciones del equipo de salud y usar los medicamentos indicados, así como también el control regular con el especialista. Así, se puede detectar precozmente fallas de tratamiento y complicaciones de la enfermedad", señala el doctor Contreras.