Salud mental: conozca los efectos ‎devastadores de la COVID-19

Las señales que indican si se sufre de impacto emocional y psicológico por la pandemia.

El virus del Covid-19 nos ha mantenido en casa durante algunos meses de este 2020, también ha enfermado a otros y, lamentablemente, ha ocasionado muchas muertes. Por esta razón los estragos en la salud mental no son fáciles de sobrellevar.

Y es que según la OMS (Organización Mundial de la Salud) la pandemia ha perturbado o paralizado los servicios de salud mental esenciales del 93% de los ‎países del mundo, en tanto que aumenta la demanda de atención de salud mental, según un nuevo estudio de ‎la OMS.

El estudio, que abarca 130 países, aporta los primeros datos mundiales acerca de los efectos ‎devastadores del virus sobre el acceso a los servicios de salud mental y pone como alerta la necesidad ‎urgente de incrementar la atención en este tema.

De acuerdo con Mayo Clinic la entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación encontró que cada vez más personas están empezando a sentir ansiedad, temor, frustración, tristeza y soledad hasta el punto que los sentimientos se vuelven constantes y abrumadores, luego ya de unos meses.

Esta situación puede empeorar las enfermedades mentales existentes, como ansiedad grave y depresión mayor.  Aprenda a reconocer los principales factores de estrés relacionados con la pandemia de la covid-19 y sepa qué apautas y consejos puede seguir.

De ayuda inmediata. Si los pensamientos de que no quiere vivir más le abruman o se siente apremiado, pida ayuda al instante. Comuníquese inmediatamente al número local de emergencias. Esto porque los pensamientos suicidas, generalmente, aparecen como resultado de sentir la imposibilidad de enfrentarse o de recuperarse de algo que parece ser abrumador en la vida. El miedo, la ansiedad y la depresión pueden provenir de una amplia variedad de experiencias y preocupaciones, que van desde lo personal y familiar hasta lo laboral.

Problemas personales y familiares. Aunque las situaciones varían, entre los problemas personales y familiares pueden estar los siguientes:

  • Miedo de contraer el virus o que un familiar la contraiga.
  • Dolor por el fallecimiento de un ser querido debido al coronavirus u otra enfermedad.
  • Aislamiento social, sobre todo cuando se vive solo o en lugar donde están temporalmente prohibidas las visitas.
  • Confinamiento dentro de un espacio pequeño con otros familiares debido a la orden de permanecer en casa, lo cual puede aumentar el riesgo de abuso conyugal, de pareja o infantil.
  • Inicio o empeoramiento del consumo de alcohol o drogas.
  • Presencia de otros trastornos mentales, como depresión mayor, trastorno bipolar, trastorno de estrés postraumático y trastorno de ansiedad.

Problemas laborales. Según cuál sea su tipo de trabajo, los siguientes pueden ser ejemplos de problemas laborales:

  • Ansiedad debido a trabajar en un ambiente de alto riesgo, como un hospital.
  • Sentimientos de agotamiento y frustración por trabajar en el área de la salud y sentir que no pudo hacer más por quienes fallecieron.
  • Miedo y ansiedad por correr mayor riesgo de contraer el virus debido a ser considerado empleado imprescindible, como es el caso de los trabajadores en la industria de la alimentación o del transporte y de quienes prestan servicio presencial al público.
  • Preocupación por perder o haber perdido el trabajo o el negocio debido a problemas económicos.

Señales de advertencia. Sepa cuáles son las señales y cómo conseguir ayuda inmediata y tratamiento profesional. Usted puede salvar una vida, sea la suya o la de otra persona.

  • Hablar sobre el suicidio.
  • Retraerse del contacto con otras personas más de lo que es normal por la recomendación de permanecer en casa durante la pandemia de la covid-19.
  • Mostrar cambios en el estado de ánimo, como estar muy animado un día y profundamente desalentado al siguiente.
  • Sentirse atrapado o desesperado por alguna situación.
  • Cambiar la rutina normal, incluidos los patrones de alimentación y sueño.
  • Repartir pertenencias o poner las cosas en orden, cuando no hay necesidad de hacerlo.
  • Despedirse de otras personas, como si no se las fuera a volver a ver.

Buscar ayuda. Pese a la pandemia, todavía es posible comunicarse de forma segura con otras personas y pedir ayuda. Cuando menos, inicie la conversación, sea por teléfono, texto, correo electrónico o una plataforma confiable de comunicación social, y no tenga reparos en dejar que otros sepan que se siente abrumado y necesita apoyo.