Conozca los factores de riesgo que aumentan la probabilidad de tener osteoporosis

Este 20 de octubre se celebra el Día Mundial de la Osteoporosis, una enfermedad ósea que reduce la calidad y densidad de los huesos.

Como algunos saben, la osteoporosis es la enfermedad ósea más común, esta hace que los huesos se debiliten y se vuelvan quebradizos, en tal medida que una caída o incluso una leve tensión, pueden causar una fractura.

De acuerdo con cifras del Panel Latinoamericano de Expertos Sobre Osteoporosis se estima que alrededor de 200 millones de personas en el mundo la padecen. Esta afecta a hombres y mujeres de todas las razas. Los medicamentos, la dieta saludable y los ejercicios con pesas pueden ayudar a prevenir la pérdida ósea o a fortalecer los huesos débiles.

Según el doctor Bart Clarke, Endocrinologo de Mayo Clinic, la probabilidad de desarrollar osteoporosis depende en parte de cuánta masa ósea se obtuvo en la juventud. La masa ósea máxima es en parte hereditaria y también varía según el grupo étnico. Cuanto mayor sea la densidad ósea máxima que adquiera, más tejido óseo tendrá "en la reserva" y menor será la probabilidad de padecer osteoporosis cuando envejezca.

Aunque mucho se habla de esta enfermedad hay quienes aún desconocen algunos factores de riesgo de la misma que apueden aumentar la probabilidad de desarrollarla, entre otros, la edad, raza, estilo de vida, así como afecciones y tratamientos médicos.

Riesgos inalterables

Algunos factores de riesgo de osteoporosis están fuera de control, incluidos los siguientes:

  • Sexo. Las mujeres son mucho más propensas a desarrollar osteoporosis que los hombres.
  • Antecedentes familiares. Tener un padre, madre o hermano con osteoporosis le pone en mayor riesgo, especialmente si su madre o padre sufrieron fractura de cadera.
  • Tamaño del cuerpo. Los hombres y las mujeres que tienen estructuras corporales pequeñas tienden a correr un riesgo más alto debido a que podrían tener menos masa ósea para utilizar a medida que envejecen.

Niveles hormonales

  • Hormonas sexuales. Los niveles bajos de hormonas sexuales tienden a debilitar los huesos. La reducción de los niveles de estrógeno en las mujeres menopáusicas es uno de los mayores factores de riesgo para la osteoporosis.

    Los hombres tienen una reducción gradual en los niveles de testosterona a medida que envejecen. Los tratamientos contra el cáncer de próstata que reducen los niveles de testosterona en los hombres y los tratamientos contra el cáncer de mama que reducen los niveles de estrógeno en las mujeres tienen probabilidades de acelerar la pérdida ósea.

  • Problemas de tiroides. Los niveles altos de hormona tiroidea pueden causar osteoporosis. Esto puede producirse si su tiroides es hiperactiva o si toma demasiada medicación de hormonas tiroideas para tratar una tiroides poco activa.
  • Otras glándulas. La osteoporosis también se ha asociado con la hiperactividad de las glándulas paratiroides y suprarrenales.

Factores alimenticios

  • Bajo consumo de calcio. La falta de calcio de por vida juega un papel en el desarrollo de la osteoporosis. Una dieta baja en calcio contribuye a la disminución de la densidad ósea, la pérdida ósea temprana y un mayor riesgo de fracturas.
  • Trastornos de la alimentación. La restricción extrema de la ingesta de alimentos y el bajo peso debilitan los huesos tanto en hombres como en mujeres.
  • Cirugía gastrointestinal. La cirugía para reducir el tamaño del estómago o para extirpar parte del intestino limita la cantidad de superficie disponible para absorber nutrientes, incluido el calcio. Estas cirugías incluyen aquellas para ayudarte a perder peso y para otros trastornos gastrointestinales.

Ante este panorama compartimos cinco recomendaciones de Fort M y el doctor Juan Guillermo Londoño profesor de la Universidad de Antioquia, para prevenir la osteoporosis:

  1. Contar con una adecuada ingesta de calcio: consumir desde edades tempranas y antes de la menopausia alimentos ricos en calcio tales como legumbres, lácteos, nueces, almendras y pescado. Así mismo, es fundamental monitorear la salud ósea de las mujeres a través de una evaluación médica periódica.
  2. Consumir vitamina D: además de mantener una dieta balanceada es fundamental consumir alimentos que aporten vitamina D, la cual es necesaria en la asimilación del calcio, si el organismo es deficiente en esta vitamina no podrá fijar el calcio, aún si este abunda.
  3. Hacer ejercicio o mantenerse activo físicamente: el sedentarismo es una de las causas de muchas enfermedades, entre ellas la osteoporosis, por lo que es necesario moverse, mantener una vida activa, realizar ejercicio aeróbico en casa o destinar mínimo 150 minutos a la semana para caminar.
  4. Evitar el consumo excesivo de alcohol o tabaco: estos hábitos en exceso pueden afectar los huesos. Los fumadores presentan niveles inferiores de vitamina D, lo que repercute en el desarrollo y la fortaleza de los huesos.
  5. Controlar las condiciones de salud que impidan la correcta absorción de calcio: existen morbilidades que aunque no tienen que ver directamente con los huesos impiden la correcta absorción del calcio, lo cual puede generar una insuficiencia de calcio en los huesos. Es recomendable controlar la enfermedad existente y consumir alimentos con vitamina D que ayuden a regular el desbalance.