Disfruto mi soltería pero extraño la sensación de estar "enamorada"

Estar enamorada se sentía bien

Las mujeres hemos luchado por dejar atrás los estereotipos de una sociedad que espera vernos en pareja para estar realizadas. Hemos aprendido que la soltería no significa estar sola ni tampoco ser infeliz el resto de la vida. Poco a poco hemos aprendido a querernos, a amar nuestro cuerpo y a abrazar nuestra autenticidad.

Sin embargo, a veces es inevitable sentirnos abrumadas o cuestionar el camino que estamos tomando. A veces nos preguntamos si lo que extrañamos es a esa persona o la idea de estar acompañadas.

La realidad es esta: no es que extrañes a tu ex, sino la sensación de estar enamorada.

Solo cree que lo hace. Crees que extrañas sus manos, sus labios, sus abrazos, su rostro, su toque y su corazón.

No tienes que sentirte mal por añorar esos días en los que alguien te mandaba un mensaje de buenos días o buenas noches. No eres menos empoderada por pensar que quieres estar de nuevo en una relación. Tampoco eres débil por desear que alguien te haga sentir protegida o que te recuerde lo hermosa que eres.

TAMBIÉN LEE: El amor no se trata de llenar vacíos sino de crear espacios

Simplemente extrañas la sensación del amor. La sensación de tomar las manos de alguien y sentir mariposas en el estómago. La sensación de esas chispas que recorren tus labios cuando besas a alguien. La sensación de calidez cuando abrazan o recorren tu piel desnuda.

Has aprendido a sentirte bien con lo que eres ahora y disfrutas tu soltería al máximo pero a veces, extrañas estar enamorada ¡y está bien! A todas nos pasa. 

Lo que es importante es entender que no necesitas de alguien para que vuelvas a tener esa sensación. Hay un millón de cosas que pueden hacerte sentir esas cosquillas o esa felicidad incontenible. Puedes enamorarte de la música al aprender a tocar un instrumento y sentir chispas cuando completas una pieza. Puedes enamorarte de un baile y sentir mariposas en el estómago cuando recorres un escenario con tus pies. Puedes incluso enamorarte de un nuevo paisaje o una nueva cultura.

TAMBIÉN LEE: Soy una mujer fuerte porque he aprendido a ser auténtica le guste a quien le guste

Extrañas el amor pero si prestas atención, lo encontrarás por donde quiera que te muevas.

Echas de menos la estabilidad, el confort, la sensación de estar completa y quizá por momentos te sientas vacía pero créeme cuando te digo que es algo pasajero. No estás incompleta, no estás vacía.  Recuerda que el amor no se trata de llenar espacios sino de crear espacios, de complementar lo que ya eres.

Concéntrate siempre en el amor propio, en tu mente y tu salud física. Llena tu corazón de amor propio, con gente que te suma y que nunca se va. Hay tanto amor a tu alrededor, sólo tienes que abrazarlo y dejar que la sensación de calidez y satisfacción llegue hasta tu alma.

 

Te recomendamos en video