Cuando la pandemia hizo que cancelaras planes y pospusieras sueños

Si la pandemia te obligó a cancelar planes, no dejes que la frustración te consuma

El mundo ha cambiado en los últimos meses. El brote de coronavirus ha modificado nuestra forma de vida de muchas maneras. Estamos aislados del mundo exterior y lejos de quienes queremos; tratamos de hacer nuestra rutina normal pero al mismo tiempo, sabemos que las cosas no pueden ser igual. Estamos viviendo momentos difíciles en los que es imposible no sentirnos abrumados.

Una de las cosas que sin duda más ha afectado a muchos es el haber tenido que cancelar planes y con ello, posponer sueños. 

Lo sé, suena dramático pero uno nunca debe subestimar las ilusiones de otros. Detrás de todos esos viajes planeados o bodas programadas, hay una inversión y un gran esfuerzo. Algunos esperaron meses y otros años para finalmente concretar esos sueños que hoy se han puesto en pausa indefinida.

Y no sólo fueron planes "por diversión" los que terminaron cancelado, también hay quienes no pudieron continuar con estudios, un negocio o con algún trabajo por la misma pandemia.

Hay demasiadas emociones encontradas. Una parte de ti entiende que todo es por seguridad pero la otra no puede evitar sentir la frustración y decepción. Pero esto es algo que está totalmente fuera de tu control y entenderlo te ayudará a sobreponerte, concentrarte en el ahora y ver las posibilidades que existen adelante.

Cuando el estrés hace que te sientas enojada todo el tiempo

El estrés puede causar estragos en tu humor

Si bien COVID-19 ha sido una amenaza para nuestra salud mental, no podemos dejar que termine por rompernos. ¿Tienes un plan más adelante? Antes de agobiarte demasiado por lo que pasará, piensa con la cabeza fría para tomar la decisión correcta.  

Hay mucha incertidumbre por ahí. No sabemos cómo se verá el mundo en seis meses. ¿Deberías cancelar tu evento? ¿o posponer ese viaje? Si todavía está bastante lejos, es posible que aún haya esperanza de que se concrete. Nadie sabe realmente si las cosas serán mejores para fin de año o si seguiremos igual.

Lo ideal es que empieces a pensar en la posibilidad de cancelar; plantea una fecha límite pero no lo des por perdido desde ahora. Revisa todas las implicaciones de tu viaje o evento y en base a eso, piensa de forma racional. Sí, es obvio que quieres que pase pero no debes ponerte en riesgo.

Está bien estar molesta. No tienes que pretender que todo está bien. Cancelar algo importante es difícil y más cuando no fue tu decisión. Date un espacio para enojarte, frustrarte, llorar y sanar. Habla con tus seres queridos sobre lo que está pasando y contacta a otras personas en tu situación. No se trata de ver quién está peor pero el apoyo de los demás y el espacio que necesitas te ayudará a salir adelante.

El poder de la gratitud en tiempos de crisis

Aunque no lo creas, la gratitud te da un respiro cuando todo parece derrumbarse

Las cosas no se cancelarán para siempre. Sí, el tiempo pasa y nadie sabe qué pasará pero eventualmente  todo volverá a la normalidad. Cuando esto pase, tendrás otra oportunidad de planificar y vivir eso que tanto soñaste.

Este es también un tiempo de desintoxicación, un prueba de voluntad. Por ejemplo, para las parejas que planearon una boda, este podría ser una forma de probar qué tan preparados estaban para casarse o si realmente pueden vivir juntos ahora que están confinados. ¡Todo pasa por algo!

Mantén la esperanza en alto, planear a futuro puede ser una forma de mantener la cordura. Cuando menos lo pienses, estarás ahí.  Además, nada puede quitarte el crédito por todo lo que has luchado.

 

Te recomendamos en video