Hipertensión Arterial Pulmonar, enfermedad silenciosa, que no debe confundirse con COVID-19

La hipertensión arterial pulmonar es una enfermedad que podría confundirse

La Hipertensión Arterial Pulmonar (HAP) es una enfermedad rara, silenciosa, que puede cambiar la vida de quien la padezca si no se descubre a tiempo. Podría confundirse con COVID-19 pero hay que evitarlo y tratarlo como tal.

Es una condición poco frecuente porque afecta a un número pequeño de personas en comparación con la población general y puede presentarse tanto en adultos como en niños.

Tatiana Pineda, gerente médica para Janssen Latam menciona que este padecimiento se caracteriza por generar una elevación progresiva y crónica de la presión de la arteria pulmonar que afecta a los vasos sanguíneos que transportan la sangre del lado derecho del corazón a los pulmones para una adecuada oxigenación.

Como resultado de estas alteraciones pulmonares, el principal órgano que sufre las consecuencias es el lado derecho del corazón, que se ve en la obligación de hacer un mayor esfuerzo hasta el punto de perder su capacidad de contraerse y poder bombear sangre adecuadamente, por lo que finalmente se agota y deja de funcionar.

El Dr. Mauricio Orozco Levi, médico cirujano especialista en neumología y magíster en enfermedades vasculares del pulmón indica que la hipertensión arterial pulmonar es la consecuencia de múltiples enfermedades.

“Representa una condición silenciosa y traicionera, porque cuando la persona empieza a tener síntomas, fundamentalmente falta de aire (disnea) al hacer ejercicio o realizar actividades cotidianas, significa que la enfermedad está avanzada y que se ha perdido la mitad, o incluso más, de las arterias del pulmón” explica el especialista. Por eso, asegura, que es importante que todo paciente con signos de disnea, cansancio extremo esté prevenido y visite a su médico.

Síntomas

El Dr. Orozco señala que el principal síntoma de HAP es dificultad respiratoria o cansancio extremo.

Cuando es leve su presencia, estos síntomas se dan al practicar ejercicios; sin embargo cuando la hipertensión arterial pulmonar es severa, sus síntomas se presentan ante cualquier situación cotidiana como subir escaleras, caminar distancias cortas o simplemente vestirse.

También puede causar debilidad, dolor de pecho, sensación de mareo y desmayos. En casos más avanzados, pueden presentarse retención de líquidos en las extremidades inferiores y en la cavidad abdominal.

Estos síntomas también se pueden relacionar a enfermedades más comunes como asma, bronquitis crónica, neumonía y estados de estrés. De ahí la importancia de llegar a un diagnóstico adecuado.

Diagnóstico

Para llegar a identificar si una persona desarrolló HAP debe hacerse una prueba que evalúa las características del corazón llamada ecocardiograma.

Esta ecografía del corazón es muy importante, al igual que la Tomografía Computarizada (TAC), en el pulmón. Estas pruebas permiten descartar enfermedades cardíacas o pulmonares múltiples y orientar al médico.

Para confirmar definitivamente el diagnóstico se debe realizar una segunda prueba denominada cateterismo cardiaco derecho.

Una vez hecho, el médico tratante, ya sea neumólogo o cardiólogo, deberá realizar estudios adicionales que permitan identificar posibles causas de la presencia de HAP, incluyendo causa hereditaria.

Tratamiento

Aunque en la actualidad no hay cura, gracias al compromiso de la comunidad científica y el desarrollo de los últimos años esta enfermedad puede ser tratada.

Existen una serie de tratamientos que ayudan a detener la progresión de HAP ofreciendo una mejor calidad de vida; en Ecuador se disponen de muchos de ellos, contando desde medicamentos de administración oral hasta aquellos que se deben administrar a través de una bomba de infusión continúa conectada a un catéter central.

El Dr. Orozco recalca que a pesar de ser una condición infrecuente, la hipertensión arterial pulmonar tiene un alto impacto en la vida de quien la padezca y en su entorno familiar, por eso un diagnóstico tardío implicaría que el paciente no reciba de manera oportuna un tratamiento adecuado, aumentando el riesgo de requerir hospitalizaciones o una muerte temprana.

Alrededor del mundo se ha reportado que quienes padecen HAP pueden ver afectadas funcionalidades que les permiten llevar a cabo sus rutinas diarias, lo que limita el desarrollo productivo de la persona e impacta de manera negativa su entorno económico y emocional.

Por eso es importante recordar a la comunidad y a los profesionales de la salud que es necesario hacer un llamado a la acción para mejorar el diagnóstico de esta enfermedad.

Sobre el Dr. Mauricio Orozco Levi

Médico cirujano especialista en neumología y magíster en enfermedades vasculares del pulmón. Adicionalmente, cuenta con PhD en medicina y una especialización en trasplante de pulmón.
Actualmente trabaja en la Fundación Cardiovascular de Colombia y el Hospital Internacional de Colombia, en donde lidera el equipo del Centro Especializado en Salud Respiratoria.

Sus líneas de investigación son:

• Innovación Tecnológica en Rehabilitación e Inmunogenètica.
• Relaciones entre tabaco, inmunidad innata, enfermedad pulmonar y enfermedad muscular crónica.
• Bases moleculares y celulares de la disfunción muscular en pacientes con enfermedades cardíacas y respiratorias, y nuevos métodos de diagnóstico y tratamiento.

Más en Nueva Mujer:

Salud mental en cuarentena: Biodescodificación como una terapia alternativa

Además de psicólogos y psiquiatras, la biodescodificación es un tratamiento con un gran número de seguidores.

Rejuvenece tu rostro con esta mascarilla de maicena y huevo

Esta mezcla combate los radicales libres y limpia a profundidad la piel.