Estos son los hábitos que te convierten en un imán de personas tóxicas

No dejes que las personas tóxicas acaben con tu energía

Es fácil decir que una debe mantenerse alejada de las personas tóxicas, pero es algo más complicado. Los comportamientos tóxicos pueden confundirnos y terminamos  pensando que son situaciones normales cuando no lo son.

A veces terminamos rodeadas de personas que no nos convienen, ya sea dentro de una relación romántica o de amistad, incluso familiar. Cuando pasas por alto estos comportamientos tóxicos, te conviertes en un blanco fácil de estas personas, poniendo en riesgo tu  bienestar emocional y mental.

¿Te sientes agotado de energía o mal contigo mismo cuando sales con cierta persona? Cualquier relación que afecte negativamente tu salud mental podría considerarse tóxica. Debes aprender a alejarlas de tu vida. Aquí algunos hábitos que te vuelven un imán de personas tóxicas y que debes dejar. .

No dices lo que quieres o necesitas

Todos tenemos necesidades en las relaciones: conexión, intimidad y reconocimiento. Si sus intentos de hablar sobre lo que necesita terminan en una discusión, promesas vacías o acusaciones de necesidad, inseguridad o celos, tiene una opción. O entierras la necesidad o guardas resentimiento. De cualquier manera, es tóxico.

Dejas que el peso de la relación caiga sobre ti

Eres la única que se compromete y dejas que los demás asuman que tú resolverás todo. Ninguna persona puede mantener una relación unida si es la única que hace el trabajo. Está solo y es agotador.

Es sano poner un límite a los familiares tóxicos en tu vida, y no tienes que sentirte mal por ello

Jamás tendrías por qué sentirte culpable por ponerte a ti en primer lugar.

No puedes decir "no"

"No" es una palabra importante en cualquier relación. Todas las relaciones saludables implican compromiso, pero también respetan las necesidades y deseos de ambas personas. Un amigo o compañero respetará que no va a estar de acuerdo con todo lo que dice o hace. Si solo es aceptado cuando dice "sí", probablemente sea hora de volver a aprender cómo decir "no".

Agresión pasiva

El comportamiento pasivo agresivo es un ataque indirecto y una jugada de control. La toxicidad proviene de impedir tu capacidad de respuesta y de que los problemas se traten directamente. El ataque es sutil y a menudo se disfraza de otra cosa, como sucede con la indiferencia. A veces, cuando nos juntamos con personas tóxicas, caemos en comportamientos pasivo agresivos sin darnos cuenta,  lo que se convierte en un ciclo de acciones hirientes. Deja de responder los ataques con ataques porque eso sólo atrae a más personas tóxicas y terminarás convirtiéndote en una.

Siempre terminas dándole una segunda, tercera o hasta quinta oportunidad a los demás 

Todos cometemos errores y merecemos una segunda oportunidad pero cuando constantemente te lastiman o decepcionan y sigues perdonando, se convierte en un ciclo vicioso de toxicidad. Las personas no cambia, aunque a veces parezca que sí. Especialmente cuando tienen actitudes tóxicas, te lastimarán una y otra vez. Es momento de que pongas límites.

Te recomendamos en video