logo
/ archivo
Wellness 09/04/2020

Cómo controlar el hambre por ansiedad durante la cuarentena

La cuarentena podría hacerte caer en malos hábitos, aprende a controlarte

Son tiempos difíciles y confusos para todos. Es inevitable que te sientas abrumada o ansiosa después de todo, es algo que ni tú ni nadie  pueden controlar. Esto quizá ha hecho que caigas en malos hábitos de sueño y alimentación. Y es que mientras más pasan lo días de encierro por la cuarentena, más complicado se vuelve mantener el equilibrio.

No es tu culpa. Todas hemos tenido esa sensación de vacío inexplicable en el estómago y por más que hayamos comido, la necesidad de llevar algo a la boca parece no cesar nunca. Pero “comer por comer” puede desatar diversas consecuencias como el exceso de peso o la diabetes y el colesterol al estar consumiendo productos altos en azúcares o grasas.

 

Es un círculo vicioso en el que primero te sientes bien por darte ese antojo y después viene una sensación de remordimiento. Y aunque es normal que se presenta cuando estamos tan ansiosas y sin nada más con qué distraernos en casa, hay diversas formas en las que puedes cambiar la jugada.

Respira

Cuando te sientas angustiada lo primero que debes hacer es respirar lenta y profundamente. Concéntrate en el ahora y no te dejes llevar por tus impulsos. Es fácil decirlo pero es algo en lo que debes trabajar poco a poco. Haz a un lado las noticias y desconéctate unos momentos de las redes sociales. Muchas veces pasar demasiado tiempo en la pantalla hace que tengamos la necesidad de estar comiendo algo así que olvídate de ella y trata de enfocarte en tu respiración. No sólo calmarás los nervios sino que controlarás tus pensamientos en torno a la comida.

Haz ejercicio

Mantenerte activa ayuda en muchos sentidos. No sólo te mantienes en forma y alivias malestares sino que además, descargas todos esos sentimientos negativos o que tienes atorados y que sólo te angustian. El ejercicio te ayuda a liberar endorfinas, hormona de la felicidad que mejoran tu estado de ánimo. Mantener activa le dará una mejor  oxigenará  a tu cerebro, lo que te ayudará a ver las cosas con más claridad. ¿Realmente tienes hambre o sólo estás ansiosa? Por supuesto al terminar necesitarás recargar energía pero opta por alimentos ricos en proteína como huevo o pescado.

Expresa tus emociones

No hay nada peor que tener esos sentimientos de angustia atravesados en el pecho o ese ir y venir de ideas en la cabeza que no te dejan tranquila. Cuando estamos en ese estado, es común dar mil vueltas y terminar en la cocina o la tiendita de la esquina en busca de algo que sacie nuestra hambre emocional. Lo mejor es que saques una libreta y escribas todo lo que sientes o incluso ponerte a pintar, tejer o cualquier cosa artística que se te ocurra. Plasmar tus emociones a través del arte es terapéutico y te ayuda a entenderlas. Además, te mantendrá lo suficientemente ocupada para que dejes de pensar en frituras.

Tampoco te obsesiones con bajar de peso

Comer es un placer y tampoco se trata de restringirte, saltarte comidas o hacer dietas extremas. Esto puede traer riesgos a la salud y si a eso le sumas los problemas de ansiedad, estarás fuera de control. No hay nada de malo en darse un gusto de vez en cuando y tampoco debes sentir culpa. Sólo procura que esos bocadillos y comida chatarra no se conviertan en un hábito. De nuevo, manténte activa, duerme a tus horas, respira y no olvides beber mucha agua.

Te recomendamos en video