Consejos fáciles de aplicar para cambiar de hábitos y elevar tus defensas ahora

Con la llegada del coronavirus a Chile, conviene fortalecer el sistema inmune para enfrentar los efectos de la enfermedad en caso de contagio.

Cuidar tu salud siempre debe ser prioridad, y cobra mayor importancia cuando se acerca el invierno y los virus empiezan a proliferar. Fortalecer tus defensas y mantener una alimentación adecuada puede mejorar tu sistema inmunitario y ayudarte a repeler las bacterias y microorganismos que causan las enfermedades.

En este momento, el foco está puesto en el nuevo coronavirus (SARS-CoV-2), clasificado como una pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Este término se refiere a una enfermedad epidémica que se extiende en varios países del mundo de manera simultánea. Sin duda, el posible contagio y la enfermedad que produce COVID-19 encendió las alarmas y debemos prestarle atención.

En primer lugar, sigue las recomendaciones de higiene y contención para evitar el contagio: lávate las manos frecuentemente con jabón o con algún líquido de limpieza de manos que contenga alcohol; evita saludar de beso y mantén la distancia con otras personas; intenta no tocarte los ojos, nariz y la boca; limpia con desinfectante las superficies, como mesas donde comas o escritorios de trabajo.

Hasta el momento, no existe una vacuna ni tratamientos antivirales eficaces para abordar este virus, pero, además de las medidas sanitarias, una buena herramienta puede ser estimular el sistema inmune para prevenir los efectos de ésta u otras enfermedades.

La doctora Ana María Gallardo, inmunóloga de Clínica Universidad de los Andes, explica que las tres claves para mejorar nuestras defensas son una alimentación saludable y equilibrada, dormir bien, y el manejo adecuado del estrés.

Alimentación

Nada mejor que fortificar el organismo de forma natural a través de la dieta. Consume alimentos ricos en vitaminas y minerales, como frutas y verduras. Intenta disminuir la ingesta de productos muy procesados que contengan colorantes y conservantes. “Con una alimentación saludable, con aportes adecuados de vitaminas como la D o C, y de oligoelementos, como el zinc o selenio, no es necesario acudir a los suplementos para mantener un sistema inmune más preparado. Si sufres de déficit nutricional o, por algún motivo, no puedes alimentarte adecuadamente, ayudaría utilizarlos, pero lo ideal es adquirir estos nutrientes a través de un régimen completo y balanceado”, afirma la especialista.

Suspendieron la Met Gala 2020 hasta nuevo aviso por el coronavirus

Numerosos eventos en el mundo han sido pospuestos

Nutrientes

Hay vitaminas que no puedes dejar de consumir si quieres estar protegida. En este caso, los nutrientes más relevantes son la vitamina D, que está presente en lácteos, pescados azules y algunos vegetales; la vitamina C, que se encuentra en cítricos como la naranja, pero también en verduras como el pimentón rojo, la espinaca y el coliflor; y el zinc y el selenio, que se obtiene al consumir carnes, frutos secos y lácteos. Si tus defensas están bajas, ¿cuánto tiempo demorarías en subirlas tomando vitaminas? “Es muy variable. Depende de cada persona, pero no menos de un mes”, confirma Gallardo.

Descanso reparador

Un sueño adecuado es la base para un organismo saludable. Para mejorar su calidad y lograr un verdadero descanso, no uses pantallas antes de dormir, ya que emiten una luz que afecta la melatonina, la hormona encargada de regular el sueño. Evita consumir grandes cantidades de comida por la noche, como también las bebidas con cafeína o alcohol.

Evita el cigarro

De acuerdo a lo que explica la inmunóloga de Clínica Universidad de los Andes, todavía falta mayor conocimiento sobre este nuevo virus y su comportamiento en los seres humanos, pero, tomando como ejemplo otros virus respiratorios que producen cuadros clínicos similares, se pueden mencionar factores que empeorarían el cuadro clínico: déficit nutricional, estrés, enfermedades respiratorias no controladas (bronquitis crónica, asma, etc.) y el hábito tabáquico”. Si aún no dejas el cigarro, éste se transforma en un momento perfecto.

Haz deporte

Mantenerte activa siempre es favorable para tu organismo. La práctica constante de algún deporte, de intensidad moderada, reduce los niveles de estrés, y el sudor ayuda a eliminar toxinas del cuerpo, además de estimular la circulación sanguínea. “Aunque en realidad son necesarios más estudios en relación con este tema, se sabe que el ejercicio aeróbico que se practica de manera regular produce un mayor nivel de alerta del sistema inmune y mejora la capacidad pulmonar de las personas. Además, practicar actividad física se asocia habitualmente a un estilo de vida más saludable”.

Bebe líquido

Intenta beber dos litros de líquido al día, sobre todo como primera respuesta ante síntomas de cuadros infecciosos, como la fiebre. Mantener tu cuerpo hidratado es esencial para permitir que se produzcan las reacciones químicas vitales, además de contribuir a la digestión, absorción y circulación de los nutrientes a las células.