La razón por la que te aferras a tu pareja, aún cuando ya no estás enamorada

Las relaciones de pareja se vuelven complicadas cuando comienza a ganar la costumbre

El amor te hace volar alto e irónicamente, también te derriba. A medida que pasa el tiempo y las emociones se calman, comienzas a ver a tu pareja como un todo, incluyendo las cosas más indeseables. Cuando una relación comienza, las personas tienden a ver sólo lo que quieren ver (o lo que les conviene ver). El enamoramiento es tan fuerte que sólo te concentras en las cosas buenas e ignoras el lado oscuro de esa persona.

Pero a veces, despiertas de ese trance y comienzas a darte cuenta de que esa persona no es tan perfecta como creías o no cumple con lo que esperabas cuando la conociste.  Sí, el amor también implica conocer el lado malo de las personas y aprender a encontrar el balance en ello. Sin embargo, no siempre sucede así y a veces, ese lado oscuro lleva a una fractura en la relación.

Quizá estuviste por varios meses con esa persona, quizá fueron años, pero el tiempo que estuviste, lo sentiste intensamente y perdiste la noción del tiempo. Estuviste en las buenas y en las malas y quizá llegaste a imaginar el resto de la vida a su lado. Pero de pronto, comenzaste a sentirte incómoda, como si un rayo hubiese partido el amor que los unió en un principio. Ahora te cuestionas hacia dónde está yendo tu relación y por qué sigues ahí si ya no amas como antes.

La incomodidad, la tristeza, la soledad o un sentimiento de vacío pueden volverse insoportables. No siempre importa que tengas a esa persona junto a ti. Simplemente sientes que algo está mal, quizá sea por las peleas o los silencios incómodos. Quizá sea por la ausencia o la falta de interés que ambos muestran.

A pesar de todo, sigues ahí porque aún tienes la esperanza de que las cosas cambien, de que todo vuelva a ser como antes y de que eventualmente, vuelvas a sentir amor.

LAMBIÉN LEE: Quédate con quien jamás te haga dudar de lo mucho que vales

Nos aferramos a las personas que no son para nosotros porque, en cierto nivel, sabemos que en realidad no nos pertenecen. Siempre estamos buscando el amor que sabemos que no tenemos. Siempre estamos tratando de probar cosas que no son completamente evidentes. Es la naturaleza del ser humano aferrarse a la idea de que algo es perfecto.

Nunca es el amor lo que nos lastima, es el apego a la idea de lo que se supone que "debe ser". Pero nunca encontraremos el amor verdadero si no nos separamos de esa idea.

ansiedad

También somos masoquistas. Podemos estar satisfechos con relaciones insatisfactorias por comodidad o por miedo a salir de lo que ya conocemos. También tiene que ver con el hecho de que mantenemos nuestros estándares bajos porque creemos que no merecemos o que no tendremos nada mejor. 

Otro factor que nos hace aferrarnos cuando ya no hay amor es la manipulación por parte de la otra persona. Si tu pareja es consciente de que ya no quieres estar en la relación, puede usar diferentes métodos de manipulación para obligarte a quedarse. La manipulación emocional, como menospreciar, denigrar o incluso amenazas de violencia, pueden mantenerte atada y combinado con los bajos estándares que te has creído, se vuelve un ciclo vicioso.

LEER MÁS: Sanar después de una experiencia traumática es difícil pero no imposible. Tómate tu tiempo

Sí, cuando el amor se acaba  es inevitable sentir una gran confusión emocional a tu vida y aún cuando sabes que ya no quieres más, te encaprichas y buscas cualquier justificante para quedarte ahí. No dejes que la idea del tiempo que has invertido en la relación te detenga, no dejes que las dudas te hagan quedarte. Cuando amas de verdad y cuando deseas algo con el corazón, no hay nada que te frene.

Mereces un amor completo y profundo, uno que no te haga dudar ni que alimente tus inseguridades. Meres alguien que te haga sentir que lo eres todo. El tiempo que estás con una persona no define la calidad de la relación y mucho menos asegura un futuro feliz. Haz a un lado la idea de que estar lejos de esa persona te hace débil. Deja de creer que terminar una relación que no funciona es un fracaso.

Te recomendamos en video