¿Cómo curar la 'caña'? Despejamos los mitos y realidades sobre los remedios más populares de este malestar

Te contamos la verdad detrás de las creencias más populares para combatir la resaca

En estas fechas de celebración, más de uno puede andar con resaca, popularmente conocida como caña, debido al consumo de alcohol.

Probablemente, has escuchado consejos o remedios caseros de amigos o conocidos para curar este malestar. Pero en esta nota, la nutricionista de Clínica Indisa, Dana Bortnick, nos contará cuáles son solo mitos y qué funciona de verdad cuando se trata de alimentos y resaca.

Mitos más comunes sobre la caña

Ingerir bebidas isotónicas

Dado que después de consumir alcohol, lo que más afecta es la deshidratación, estas bebidas sí nos ayudan a pasar la resaca, ya que contienen agua, electrolitos y azúcares, que favorecer la absorción del agua.

Beber leche

Esta contiene una excelente proporción de proteínas, hidratos de carbono, minerales y agua, que favorecen la rehidratación.

Alimentarse con comida rápida o frita

Depende. Durante la ingesta de alcohol, que haya o no alimentos en el estómago puede retardar la absorción del alcohol. En general, las personas tienden a buscar estos alimentos altamente calóricos, porque parte de los efectos que tiene el alcohol sobre nuestro organismo es la disminución de la glucosa en la sangre, además de la activación de los centros del hambre.

Si bien la hipoglicemia y el hambre son parte de los efectos del alcohol, para pasar la resaca se debe comer para revertir estos efectos y obtener la energía que nos hace falta. Pero no necesariamente se tiene que obtener esta energía a través de comida chatarra, ¡con una alimentación balanceada logramos el mismo objetivo!

Tomar limonada o limón soda

Verdad a medias. La ingesta de líquido ayuda a la resaca, no particularmente el limón.

Tomar cerveza o michelada

Al ingerir más alcohol, se alarga su efecto, por lo tanto a mayor deshidratación, mayor hipoglicemia y mayor malestar general.

Beber café

La cafeína tiene varios efectos en nuestro organismo. Uno de ellos es la liberación de hormonas como la dopamina, la que produce sensación de bienestar y reduce temporalmente la fatiga, por lo que creemos sentirnos mejor y “despertar”.

Por otro lado, la cafeína tiene un efecto diurético, que nos hace ir más al baño y, por lo mismo, perder aún más líquido, manteniendo el estado de deshidratación.

Consumir pescados y mariscos

Pescados y mariscos aportan calorías para atenuar la fatiga y el hambre, además de su aporte de proteínas, sodio, potasio y otros elementos que favorecen la absorción de agua.

Tomar consomé

El consomé, por lo general, se prepara del caldo de carne o pollo, verduras, a veces arroz o fideos, asegurando así el aporte de cierta cantidad de proteínas, electrolitos y azúcares que favorecen el transporte de agua, aliviando la deshidratación y disminuyendo la fatiga.

Ingerir bebidas energéticas

Algunos de sus principales componentes son la cafeína o teína y el azúcar. Ya hablamos sobre los efectos de la cafeína, que al igual que la teína provocan sensación de despertar, pero a su vez generan más deshidratación.

Con respecto al azúcar, no es una forma eficiente de favorecer la absorción de agua. Solo ingerimos grandes cantidades de calorías, poco saludables y sin ningún efecto con respecto a la resaca.

Beber bebidas con azúcar

El azúcar por si solo no es eficiente para combatir los efectos de la deshidratación por la ingesta de alcohol. Como señalamos anteriormente, existe una demanda de energía, la cual podríamos mitigar con este tipo de bebidas. El problema es el efecto del azúcar en la sangre en grandes cantidades, como ocurre con las bebidas azucaradas.

En este caso, los niveles de azúcar se elevan rápidamente, disminuyendo la fatiga; pero así como suben, vuelven a bajar abruptamente, generando sensación de hambre por hipoglicemia.

Comer plátano

Contiene casi 90 kcal por porción, lo que aporta calorías para combatir la fatiga, además de proteínas, hidratos de carbono y algunos minerales y oligoelementos. El potasio favorece la rehidratación.