Así es como puedes defenderte de quienes te cuestionan por estar soltera en la temporada navideña

Estar soltera en Navidad no es una condena

La temporada navideña está en su apogeo y mientras que para muchas es un momento de alegría , fiesta y reuniones familiares, para otras, son momentos de mucho estrés y ansiedad. Especialmente si estás soltera, sabes que es una época en la que ves a esos familiares incómodos que te van a preguntar por la pareja que, evidentemente, no tienes. Incluso cuando vas a tus reuniones con amigos, no falta quien te hace sentir incómoda por tu situación romántica y tus planes a futuro con una pareja.

Con tantos sentimientos encontrados, es inevitable que te sientas indefensa y heridos por los cuestionamientos o señalamientos de las personas que te rodean. La soltería en sí ya puede significar un momento de descontento, tristeza y soledad, ¿por qué soportar que otros lo recalquen?

Las personas sumen que estás triste porque no tienes pareja y ellos se sienten igual por ti. En realidad, el 90% de las no dicen lo que dicen por herirte. Piensa que lo hacen porque quieren verte bien (aún cuando no vean que la soltería puede ser algo positivo). Están incómodos con tu soltería, incluso si no lo estás. Una vez que te mentalizas con esto, sabrás cómo abordar la situación desde otra perspectiva.

La sociedad nos ha hecho creer que estar soltera es una condena y que existe un tiempo determinado para que encuentres una pareja y logres la vida de tus sueños. Pero ¿qué saben otros de lo que realmente quieres? Ni la soltería es una maldición ni la vida en pareja una bendición. Nadie tiene por qué hacerte sentir incómoda.

Aquí hay siete sugerencias para que sobrevivas a esta época y cambies de una vez por todas las preguntas incómodas.  

Tómate tu tiempo para responder.

No es fácil asimilar que lleguen con una pregunta incómoda así que cuando tu cerebro se congele por el horror y solo quieres desaparecer y al mismo tiempo quieres contrarrestar con una buena respuesta, lo mejor es que te detengas un momento.

No tienes que disculparte, culparte o contra atacar, todo lo cual puede ser contraproducente en el momento. Bella DePaulo ha escrito una excelente publicación sobre este tema en la que describe los peligros de enfrentarse a alguien que lo humilla: dice: “Las víctimas pueden volver a ser víctimas de las maneras más desagradables, incluso cuando tienen toda la razón sobre sus quejas .

No lo tomes como algo personal

Primero, deja de pensar que es un ataque a tu persona y trata de comprender lo que hizo que esta otra persona te dijera algo tan humillante. Más que cualquier palabra que puedas inventar, muestra cuán sorprendida estás de que esa persona te haya hecho el comentario. A veces, la persona que te está cuestionando no lo hace a propósito y cuando vean tu reacción, se sentirán avergonzados y se disculparán.

Sal de la situación.

Los neurocientíficos nos dicen que solo tienes unos 20 minutos para que una conversación emocional cambie de dirección; después de eso, tú y la otra persona quedarán atrapados en un patrón neurológico que solo tiene la posibilidad de cambiar. Así que no te quedes tratando de mejorar las cosas. Pon tu distancia. Puedes decir algo como "Realmente no estoy lista para discutir esto contigo en este momento" o "lamento que te sientas así", o nada en absoluto. Solo vete tan rápido como puedas.

Te recomendamos en video