4 formas sorprendentes en las que viajar mejora tu calidad de vida

Viajar cambia tu perspectiva de la vida

"El mundo es un libro y aquellos que no viajan leen solo una página" – San Agustín.

Estamos en un momento en el que parece que la gente se está obsesionando cada vez más con viajar. Escuchamos historias en las que una persona renunció a su trabajo para dedicarse a recorrer el mundo y que ahora es más feliz. Vemos publicaciones de quienes literalmente les pagan por viajar y otras que simplemente no escatiman en escapar de la rutina. ¿Realmente viajar mejora tu vida?

Sí.

Se cree que viajar es la mejor cura para la depresión, los bloqueos mentales y los estereotipos. De hecho, cuando las personas regresan a casa después de un largo viaje, no son como eran antes de irse, sino mejores. Y aún cuando se trate de un viaje corto, tu alma se da un descanso justo y necesario. No es un secreto que viajar puede ayudar a nutrir tu alma y tu mente.  Aquí hay cinco formas en las que mejora tu calidad de vida.

Crecerás como persona

Cuando viajas, creces observando y entendiendo cómo vive la gente en otros rincones. Al visitar nuevos lugares, aprendes sobre nuevas culturas, tradiciones e idiomas que desarrollan tus habilidades mentales y sociales. Viajar abre la mente y aprendes a enfrentar la incertidumbre con valentía. Viajar te enseña de humildad y compasión. Amplía tu perspectiva de la vida y desarrollas un nivel de tolerancia hacia las acciones y comportamientos de otras personas que piensan diferente a ti.

La verdadera amistad no conoce distancia

Cuando es sincera, la amistad mueve montañas

Tu habilidad para sobrevivir independientemente aumentará

Viajar te obliga a estar fuera de tu zona de confort, lo que significa que sales de la rutina de lo que ya conoces y tienes seguro en casa. Te brinda la oportunidad de mejorar tus conocimientos y habilidades. Si viajas sola a un lugar nuevo, es probable que te pierdas y no entiendas el idioma local sin embargo, son esos momentos los que te obligarán a ver formas de sobrevivir. Tomarás acción y comenzarás a buscar formas de llegar a donde tengas que llegar.  Viajar te proporciona la habilidad necesaria para vivir de forma independiente. Aprendes a improvisar ante la crisis y, como resultado, desarrollas una profunda confianza en ti mismo.

Te conocerás mejor

Viajar le permite obtener una comprensión más profunda de la vida en el mundo. Ver a las personas hacer las cosas de manera diferente y perseguir sus pasiones te da información sobre tus propios gustos y disgustos. Quizá siempre fuiste una persona muy tímida o reservada y con los viajes que has hecho, has aprendido a desenvolverte, explorando un lado más sociable en ti que no conocías. Viajar aclara la mente y te permite entender mejor lo que quieres, así como también te permite pensar fuera de la caja.

Restablece tu cuerpo y mente

Viajar te brinda la oportunidad de descansar de la rutina diaria y desestresarte. Te permite hacer cosas que amas y sentir una profunda felicidad interior que no tienes cuando estás tras la pantalla todo el día. Puedes probar nuevas variedades de alimentos y enamorarte de diferentes paisajes.

Por otro lado, la rutina también agota el cuerpo pero cuando viajas, alimentas tu espíritu y con ello, recobras fuerza física. Observar la belleza y las maravillas de un nuevo lugar a tu alrededor amplía su horizonte y le abre nuevas puertas. Las oportunidades que se te presentan, a menudo cambian tu vida y la calidad de ésta.

Te recomendamos en video